Ecuador: Preocupacion por condiciones carcelarias en el Centro de Rehabilitacion Regional de Cotopaxi

6 marzo, 2014

Imagen-Ecuador: Preocupacion por condiciones carcelarias en el Centro de Rehabilitacion Regional de Cotopaxi

La Comisión Ecuménica de Derechos Humanos CEDHU, se encuentra sumamente preocupada debido a la falta de condiciones materiales, sanitarias, humanas y de seguridad en las cualse encuentran 351 personas privadas de la libertad que de forma desordenada y con una total falta de planificación fueron trasladadas el 21 de febrero del presente año de la ciudad de Quito al nuevo Centro de Rehabilitación Regional de Latacunga, provincia de Cotopaxí.

Dicho centro carcelario no cuenta con las instalaciones adecuadas para la permanencia de las personas privadas de la libertad en condiciones de dignidad y respeto a sus derechos, por cuanto en este lugar aun se están realizado trabajos de mantenimiento y adecuación del mismo, donde no existen servicios básicos como agua potable y luz eléctrica, tampoco un departamento médico y la alimentación es deficiente.Los detenidos para evitar el mal olor y la proliferación de enfermedades se han visto obligados a permanecer por largas horas sin poder realizar sus necesidades biológicas, lo que puede repercutir en graves problemas gástricos. En última instancia, estas personas tiene que desocuparse en los servicios higiénicos que no constan con instalación de agua, ni la suficiente ventilación y que los tienen instalados en las celdas que al mismo tiempo, la comparten con otros reclusos.

Así también, se ha informado que los privados de la libertad permanecen por más de 23 horas encerrados en sus celdas, tienen solo 30 minutos en la mañana para tomar el soly caminar por el patio; reciben un incipiente plato de comida en las celadas. Por la noche duermen a merced del frio por las condiciones climáticas de la zona, para lo cual se les ha proporcionado apenas dos cobijas delgadas y las ventana no cuentan con vidrios, de la poca agua que reciben por medio de tanqueros son obligados a bañarse a las 5 de la mañana en agua fría y a temperaturas bajo cero, lo que podría provocar en un futuro cercano graves enfermedades respiratorias.

Las personas privada de la libertad, que tiene problemas médicos, no están recibiendo los cuidados necesarios, ni los medicamentos oportunamente, debido a la falta de un servicio de salud, por lo que sus familiares se ven obligados a comprar los medicamentos y entregarlos a los enfermos detenidos.

En cuanto al sistema de visitas se ha informado que los familiares de las personas privadas de la libertad se les ha prohibido totalmente el ingreso de alimentos y la entrega de dinero a sus familiares. En el caso de las mujeres éstas son víctimas de vejaciones que van en contra de su dignidad humana al ser sometidas a requisas en sus partes íntimas. Se les retira todas sus pertenencias y prendas teniendo solo que presentarse portando la cédula de identidad, reciben u trato hostil por parte del personal de guías penitenciarios.

Según los instrumentos internacionales de derechos humanos, las personas privadas de la libertad en establecimientos penitenciarios o carcelarios deben ser tratadas con el respeto que merece la dignidad propia de todo ser humano. En consecuencia esas personas son titulares, en igualdad de condiciones, de los mismos derechos reconocidos a los demás miembros de la sociedad. Al respecto   la Constitución ecuatoriana garantiza a todas las personas sin discriminación alguna el derecho a una vida, el derecho a la integridad personal, el derecho a la salud. Se prohíbe toda práctica de tortura o tratos crueles inhumanos o degradantes y de forma específica ha desarrollado en el Art. 51 constitucional los siguientes derechos para las personas privada de la libertad a saber:

“La comunicación y visita de sus familiares y profesionales del derecho; contar con los recursos humanos y materiales necesarios para garantizar su salud integral en los centros de privación de libertad; la atención de sus necesidades educativas, laborales, productivas, culturales, alimenticias y recreativas; y recibir un tratamiento preferente y especializado en el caso de las personas adultas mayores, enfermas o con discapacidad.”

La referida norma constitucional que garantiza los derechos de las personas privadas de la libertad se encuentra en íntima relación con las Reglas Mínimas Para el Tratamiento de los Reclusos, que fuera adoptado por la ONU en 1957 y son de obligatorio cumplimiento para los Estados.

El Estado ecuatoriano tiene la obligación de respetar y hacer respetar los derechos y garantías de todas las personas que habitan en su territorio. Y en relación a las personas privada de la libertad que se encuentran bajo su custodia, está obligado a precautelar su derecho a la vida, integridad personal, salud y otros derechos conexos.

Fuente: ecuadorlibrered.tk

.

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: