Ecuador: Las vicisitudes electorales de la Revolucion Ciudadana

10 marzo, 2014

Imagen-Ecuador: Las vicisitudes electorales de la Revolucion Ciudadana

Por Tomas Rodríguez León

Si los contenidos son  marginales al discurso, la grandilocuente “revolución” no gana cohesión ni perspectiva,  genera contradicciones  de forma y contenido, la concepción se ausenta y aparecen  conflictos entre propósitos  y realidad.  

En esta  situación electoral, en todos los frentes   se replican las formas burguesas  de hacer política,   se observan  los  mismos esquemas de gobernabilidad vieja,  recreados, sustanciados, verticalizados desde una   concepción de clase y de poder.  

La creación colectiva social  por ejemplo  no existe, vuelve  al canto el “rol” mágico del líder   encantador  que hace bailar   serpientes,   con  toque de modernidad  en   el  artificio del tecnócrata diseñador  que  produce  encuestas, estrategias de marketing o polvorines para mejorar la imagen  de ensueño.

Evaluemos, en nuestro país, un  mismo actor  martilla y martiriza  audiencias,  emite frases que no educan, lexemas que no organizan y  monta escenarios  de monologo cansino. Siete años, ya son más que suficientes,   la  efectividad del target político  con  tal magnitud ya se resiste  y sus triunfos electorales, son  solo premios  extendidos a la paciencia  de los convidados a la cosa democrática.

Los “ideólogos” del gobierno  no pudiendo patentar su estrategia  atónitos  y sorprendidos  miran como en la vereda de al frente  asoma una versión copiada,  pero  corregida y aumentada con   mayor definición conceptual e ideológica, (derecha que no se niega es coherencia que se expresa).  Rodas,  con las mismas  herramientas en  el juego del poder: procesamiento de encuestas como impulsor de decisiones (sicología burguesa)  uso calibrado  del  marketing y  presencia de   académico bien peinado, le da al régimen con su misma medicina.

Pero el triunfo  es producto  de lo  fácilmente advertible, de lo  corregible y   es discurso  con  pausa, interlocución  que desplaza al monologo,  respeto formal  (muy liberal) al pensamiento diferente (formalidad elegante que se romperá cuando sea menester) y sobre todo corrigiendo  la manía de hablar del pasado , con la neurótica actitud de siempre buscar  culpables . Técnicamente   Rodas  proyecta  asertividad,  pero su impetuoso  primer triunfo electoral, nace con los mismos imaginarios que popularizaron al  entonces juvenil y con más pelo presidente Correa.

Rodas  liberal confeso sabe además que lo nuevo no debe negar lo viejo  y reconoce que  incluso la vieja derecha (PSC)  se ha modernizado (Guayaquil, Machala) y entonces la juventud suma en   su  apuesta inspirada en Descartes y Montesquieu  para ir  a  la reconstitución de la derecha vieja que será la nueva porque la derecha nueva (RC) envejeció. La derecha clásica calcula; Rodas, llegará limpio, del trabajo sucio   se encargaron  ya sus predecesores, no necesitará mas instrumentos legales represivos,  la  llamada revolución ciudadana le  ha diseñado  un estado moderno y disciplinado, sin huelgas ni anarquía. El gobierno le hizo la tarea a la derecha liberal, barrió el ambiente sindical, prohibió las insurrecciones, los paros cantonales, el cierre de carreteras, ofertó  a diestra y siniestra  la cárcel,  condeno a la juventud rebelde, agredió a la naturaleza y a la naturaleza de la mujer…entonces la derecha vieja pide  su espacio en la democracia que le pertenece porque el estado burgués continua intacto y dice….ahora nos toca…empieza

Podría ser que  por los resultados,   lo ocurrido sea también   un castigo a la derechización del gobierno, en fin de cuentas el pueblo identifica autenticidad y le es más confiable la derecha sincera a la farsa,  la confrontación  fratricida  y abusiva contra la izquierda y los movimientos sociales, rompió lo que hubiese significado  una  alianza , Pero el gobierno pretendiendo la usurpación total y monopólica , expulso a la izquierda de todo espacio de diálogo y concertación “que se vayan…que les vaya bonito” Cuando Lenin Moreno en la Asamblea llamo a reconstituir la unidad de la izquierda el presidente le dijo no Lenin…ellos están fuera. El primero de mayo en Quito 2013 Correa dijo, el problema no es la derecha ni la partidocracia ya lo hemos derrotado el problema son la izquierda boba los izquierdistas ecologistas infantiles y el palo continuo.

El código penal integral, pretendiendo  ser un tranquilizante para lo más rancio del pensamiento conservador  resultó  estar a la medida de los sueños de la derecha y  la jerarquía eclesiástica algo se complació con el tema de la prohibición del aborto en mujeres violadas. El asunto Yasuní, minero y la ronda petrolera  en la  plataforma desarrollista,  más que provocar la aceptación  de la burguesía  al acto generoso,  despertó la ambición  natural y de clase. Concomitantemente  en el mismo ritmo se cometieron errores impensados como escatológicos que repugnaron a la izquierda, a la derecha y hasta a sus propios coidearios, como fue  el castigo al caricaturista y el maltrato a un cantante libertario. La maldad contra los pobres  en Monte Sinaí.

Cuando la derecha pelea entre si,  la izquierda tiene derecho al festejo discreto, porque   se abre el panorama  y puede  mas allá del fenómeno electoral, encontrar sus audiencias en los  trabajadores y el pueblo,   junto  ellos, no sobre ellos como promueve el régimen. La izquierda revolucionaria también debe repensarse y recuperar lo mejor del pasamiento marxista libertario para soñar y construir un sociedad justa, democrática y libre, una sociedad socialista no autoritaria que corrija los errores del pasado y  proyecte al fin de la explotación de clases y del estado.

Una sola perspectiva moral tiene la izquierda: luchar por la equidad, la libertad y la justicia.  Si la remesón  al interior de PAIS provoca acercamientos de la base creyente con la izquierda, la generosidad no debe  escasear, pero todo dialogo debe empujar a poner fin al modelo represivo y liquidador que impera, al modelo personalista y caudillismo, al modelo anti obrero, panóptico y negador de la libertad. Por ahora lo que se observa es una conducta onanista y autocomplaciente de creer que la Patria avanza y de creer que Avanza es la izquierda. O que el partido socialista  pueda seguir llamándose  tal  desestimando a intelectuales de la talla de Enrique Ayala, Diego Delgado, o Germán Rodas   para acoger en su seno a Valerio Estacio.

Ahora a seguir analizando, por lo pronto  ya cambio el panorama político y la tendencia monopartidista se rompió en la pluralidad  diversa y compleja que  con enfoque local  asesta otro golpe al centro estatismo.

.

Fuente: lalineadefuego.info

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: