Ecuador: Amnistia para presos politicos y reformas legales despues de las elecciones

14 marzo, 2014

Imagen-Ecuador: Amnistia para presos politicos y reformas legales despues de las elecciones

Por Dr. Marco Villarruel A. *

Como han coincidido muchos analistas políticos, el verdadero perdedor del proceso electoral realizado en el Ecuador el domingo 23 de febrero es el modelo de gobierno de Rafael Correa.

El dirigente máximo de Alianza País, es decir el Presidente de la República, menciona que los errores de la administración de Barrera en Quito y de otros funcionarios así como el sectarismo son las razones de su pérdida. Argumenta que no hubo la suficiente alianza con el grupo Avanza, dirigido por su ministro Ramiro González y renuncia a reconocer la inmensa brecha que hay entre AP y las organizaciones populares del país. No reconoce que la forma de conducir la política social, económica y política del Ecuador es la causa principal del descalabro.

A pocas horas de los resultados el discurso oficial no parece haber cambiado. Son los insultos a la oposición, la acusación a sus indefensos subalternos, la ratificación de los lugares comunes que hartaron a los electores (como el reiterado 30 S), o el ignorar la profunda insatisfacción de los trabajadores públicos y privados por los altos impuestos y los bajos salarios, lo que ha minado ostensiblemente la imagen del gobernante. Pero no es solo eso. Hay una larga lista de ofensas a los ciudadanos como la vergonzosa convocatoria a los empleados públicos para que asistan al acto electoral efectuado el sábado 22 de febrero en Quito que ignoró maliciosamente la supresión de los beneficios de transporte, alimentación y uniformes.

Lo que el pueblo ha tomado en cuenta para negar el voto a los representantes oficiales en muchas ciudades del país es la política represiva y antipopular del régimen, que se manifiesta en los discursos, en la expedición de leyes punitivas como la de Comunicación o el Código Integral Penal, en la articulación de una política de terror disfrazada con el manto de seguridad ciudadana, en la existencia de presos políticos que se incrementa cada semana, especialmente por el síndrome del 30 S, que vino a constituirse en el pretexto para amedrentar a la población; la persistencia en la política extractivista y de falsa defensa de la naturaleza y la permanente y agresiva campaña comunicacional electoral con sabatinas, manejo compulsivo de los medios de comunicación, entre otros aspectos que, reiteramos, condujeron a esta situación de desplome electoral.

La posibilidad de perder las elecciones hizo que el presidente dijera que se aproxima un período de peligro en la “gobernabilidad” de Quito y del país. Incluso puso el ejemplo de Venezuela y Argentina. La respuesta de algunos de los ganadores ha sido tender puentes y asegurar buenas relaciones con el gobernante. Pero los votantes, con su voto muy político, han señalado su inconformidad con el gobierno y no quiere dilaciones en la exigencia al presidente en la adopción de medidas que vengan a aliviar la situación social.

Ya que la contienda fue principalmente política los ganadores deben atender la exigencia popular de urgente e incondicional amnistía a los presos políticos del Ecuador. Los centenares de estudiantes, profesores, dirigentes indígenas y ambientalistas que están presos, perseguidos, con condenas en suspenso o con sumarios en curso deben ser reivindicados y liberados de toda acusación. El Ecuador ha hablado y requiere un clima de paz y respeto. Forma parte de esta exigencia la derogatoria del Decreto Ejecutivo N. 16 expedido por Rafael Correa con el cual se quiere poner bajo control o eliminar a las organizaciones sociales, especialmente aquellas que trabajan en beneficio de las clases trabajadoras o del ambiente.

Con el objeto de reconstituir en algo la institucionalidad y la recuperación de la moral pública y de los derechos ciudadanos, las nuevas autoridades deben respaldar la reorganización total del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, siniestro organismo que ha trastornado la vida política y social del Ecuador.

El pueblo no dio el voto a los ganadores solamente para solucionar el problema vial o la seguridad. Sin reforma política no habrá democracia ni gobernabilidad.

Fuente: ecuadorlibrered.tk

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: