Ecuador: Las fuerzas politicas

19 marzo, 2014

Imagen-Ecuador: Las fuerzas politicas

Por Francisco Garzón Valarezo

Las elecciones presidenciales de hace ocho años, del 26 de noviembre del 2006 ubicaron a las dos primeras fuerzas políticas: el Movimiento Alianza País con el 56.67% de los votos frente al 43.33% del Prian.

Para el 26 de abril del 2009 los resultados fueron: Alianza País 51.99% y Sociedad Patriótica el 28,24%. El Prian se quedó con un escueto 11.41%. El 17 de febrero del 2013 Alianza País se quedó con el 57.17%, el Creo logró el 22.68%. Sociedad Patriótica el 6.73% y el Prian un mustio 3.72%.

Este recuento viene a propósito de las elecciones del 23 de febrero del 2014 y de la alharaca similar a la algarabía de los monos en busca de sus nidos, producida por quienes dicen ser la segunda fuerza política del Ecuador. Miran estos resultados con gozosa ligereza, sin analizarlos.

Los respaldos que el pueblo ha dado en los vaivenes de la política a los partidos de la derecha han sido flor de un día. Recordemos al vigoroso CFP, a la Democracia Popular, a la Izquierda Democrática, y el sin fin de mal llamados partidos que nacieron y florecieron después del retorno a la democracia representativa, fueron poderío arrollador y ahora no existen, en pocos años el pueblo los sepultó.

Quizá un hecho aparte fue La Federación Nacional Velasquista, agrupación que marcó la historia del país por 30 años, desde inicios de la década del 50 hasta 1980 y que se puede comparar con Alianza País, una organización sin estructura ni disciplina donde se aprecia mucho la sumisión personal al caudillo más que nada otra cosa. Al igual que el velasquismo, el correísmo también se esfumará, cumplirá su ciclo de detener por un tiempo la lucha de los pueblos; sus principales gerifaltes se harán muy ricos, y cuando las siglas no les sirvan crearán otras e intentarán seguir medrando de los recursos públicos. Así ha sido siempre, así es ahora. Los “nuevos” partidos Avanza, Suma, Creo están inspirados por la marchita y ajada doctrina de la derecha.

La afirmación de que el correísmo desaparecerá se basa en los resultados del 23F, donde sufrió una aparatosa derrota al obtener menos del 40%, del porcentaje electoral cuando antes superó el 57%; en el fanatismo musulmán de Correa, en las reyertas por las gangas del poder, en la anemia ideológica y organizativa del movimiento.

En los últimos 36 años después del fin de la dictadura militar solo la izquierda revolucionaria organizada en el MPD se ha mantenido incólume, indomable, tiesa frente a los tercos afanes imperialistas de borrarlo de la vida política del Ecuador. La vigencia del MPD tiene la virtud de haber resistido el delirante discurso del odio y discrimen, el acoso, el crimen y el presidio a sus dirigentes más destacados, tiene la virtud de haber enfrentado con audacia el opulento derroche de dinero en la campaña electoral.

Nos mantenemos firmes, dignos, ¡siempre dignos! Una dignidad que impidió asistir a la comelona que ofreció Correa a las autoridades electas después que supo que había perdido.

Las “profundas” diferencias políticas entre la derecha se resuelven con una copa de champan, las grandes diferencias políticas entre pueblo y oligarquía se resuelven con una revolución, y en esa línea seguiremos caminando los patriotas.

Fuente: ecuadorlibrered.tk

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: