Cientificos logran alargar el tiempo de vida de las semillas

31 marzo, 2014

Imagen-Cientificos logran alargar el tiempo de vida de las semillas

Al prolongar el tiempo de vida de las semillas se abaratan costos en la agricultura además de conservar y mantener la biodiversidad de diferentes especies de plantas.

Para los trabajadores del campo, las semillas son una de las materias primas que mantienen su actividad pero también un tema que a menudo les regala uno que otro dolor de cabeza. La calidad de la semilla y su tiempo de vida útil son dos de los principales factores que pueden hacer crecer la producción o hacerles perder toda una cosecha.

una investigación conjunta entre el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España, la Universitat Poliecnica de Valencia y la Unidad de Investigación Genómica del Instituto Evry de Francia, se descubrió una proteína que hace posible aumentar la longevidad de las semillas de las plantas.

Los resultados pueden tener muchas aplicaciones en el sector agrícola a futuro, entre otras cosas se podrán reducir costos pero también permitirá la conservación de especies.

Alargar la vida de las semillas es posible por la sobreexpresión del gen ATHB25 que al codificar una proteína reguladora de la expresión de otros genes, refuerza la cubierta que protege a la semilla haciendo que sea más resistente y “viva” más tiempo.

Las plantas que presentan esta sobreexpresión tienen mayores cantidades de giberelina, una hormona que acelera el crecimiento de las plantas y al mismo tiempo refuerza su cubierta protectora. Esta cubierta mantiene aislada la semilla y evita que el oxígeno entre en ella aumentando así su longevidad.

El estudio se desarrolló en las semillas de la planta Arabidopsis thaliana, una especie muy útil en biología molecular. Al comparar las plantas de control contra las que les fue introducido la sobreexpresión del gen ATHB25, se descubrió que sólo un 20% del primer grupo volvió a germinar, en cambio el 90% del segundo lo hizo después de 30 meses.

Con semillas más resistentes se puede mantener la biodiversidad y evitar la extinción de algunas especies, pues muchas de ellas se han perdido en el intento de mejorar el rendimiento de las mismas. Con fines de conservación se han creado bancos de semillas pero hay que regenerarlas de forma constante, la ventaja de hacerlas más longevas es que los plazos de regeneración pueden extenderse.

Los investigadores han comenzado a trabajar con semillas de otras especies como el tomate y el trigo por su alto interés agronómico además de ser esenciales en la dieta de casi cualquier persona. Esto será de gran ayuda para los agricultores porque podrán pasar más tiempo sin tener que resurtir sus reservas, además de mantener la calidad de sus cultivos.

Fuente: veoverde.com

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: