Estudios afirman que las papas fritas podrian acelerar el envejecimiento

31 marzo, 2014

Imagen-Estudios afirman que las papas fritas podrian acelerar el envejecimiento

Ingerir papas fritas que han sido expuestas a altas temperaturas puede acelerar el proceso natural de envejecimiento.

Uno de los alimentos más apetecidos por todo el mundo, pues las papas fritas entran en el plato de muchos quienes han elegido una dieta sin carne, por ejemplo, aunque cuidándose de disfrutarlas de vez en cuando.

Según el estudio de la Academia Nacional de Farmacia de Francia la ingesta de este siempre sabroso alimento acelera el proceso natural de envejecimiento en seres humanos y animales, esto por contener almidón y ser expuesto a temperatura superior a 120°C, sufriendo una reacción química que libera sustancias tóxicas que aceleran el envejecimiento en el organismo. Según el investigador de la Universidad de Lille 2, este proceso químico se denomina “glicación avanzada”.

El resultado de la investigación aborda, además, que las particular las partes quemadas u horneadas de las papas fritas- como el pan tostado, pan blanco o el café- contienen altos valores de acrilamida, el cual es un compuesto químico comprobado como elemento cancerígeno y neurotóxico en animales, pero no en seres humanos.

Pero esto no es sólo un comienzo. Existe otro estudio estadounidense que señala que el consumo alto de alimentos fritos produce síntomas similares al Alzheimer. Además, otros alimentos también se consideran como aceleradores del envejecimiento por sus compuesto y formas de cocinar.

De todas maneras se trata de otro dato necesario al cual poner atención antes de consumir papas fritas como si fuera el último gran alimento en la tierra. Hay algunas opciones más sanas como prepararlas al horno y disfrutarlas de vez en cuando. Sí, son ricas, pero al ser cocinadas en aceite (a veces de dudosa fecha de caducidad) no son una alternativa culinaria saludable. Si bien los tiempos acelerados conllevan que la alimentación sea cada vez más basada en alimentos de origen graso, hay que mirar más allá, porque alternativas saludables si existen es cuestión de cambiar de hábitos.

Fuente: sabrosia.com

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: