USA: Nueva York es mucho mas segura y mas rica por los inmigrantes

16 abril, 2014

Imagen-

Ciudad de New York

Gonzalo Garteiz

Frente a los temores, casi siempre injustificados, que invaden Europa respecto a la inmigración, alentados además por partidos xenófobos que se aprovechan del grave deterioro económico y la pérdida de derechos sociales, la capital del mundo, Nueva York, demuestra que la inmigración puede traer innumerables beneficios.

Un estudio, ‘Inmigration and New York City: The Contributions of Foreign-Born Americans to New York’s Renaissance, 1975-2013′, realizado por la Americas Society, el foro de discusión y debate de todo el continente americano, y el Council of the Americas, un grupo de presión del que son miembros un gran número de multinacionales, incluidas las españolas Telefónica, Repsol, Banco Santander y BBVA, todas con presencia en el continente americano, concluye que la inmigración absorbida por Nueva York en los últimos cuarenta años ha sido un factor decisivo para el renacimiento de la ciudad.

El 37% de los residentes en la capital del mundo son nacidos fuera de Estados Unidos

La metrópoli en quiebra en los años setenta ha mudado convirtiéndose en la ciudad más cosmopolita del mundo, con 3 de los 8,2  millones de residentes nacidos fuera de Estados Unidos, que la han hecho más rica económicamente, culturalmente y , en contra de lo que se piensa, mucho más segura.

El primer cambio radical en los que la inmigración ha jugado un papel fundamental en Nueva York en los últimos cuarenta años es el demográfico, frenando la caída de población, y subiéndola hasta un récord en el año 2000, manteniendo luego el crecimiento. Entre 1980 y 2000, llegaron 1,2 millones foráneos y los nativos se redujeron en 250.000, que hubieran sido más sin el efecto positivo de los llegados nuevos que aumentaron la actividad económica, mejorando las condiciones de vida de los ya instalados. El estudio cifra en 500.000 millones de dólares la base imponible  fiscal sobre los inmuebles que se habría perdido en 30 años en Nueva York si la ciudad no hubiera contado con  la inmigración. Desde 1980 se han construido 400.000 viviendas.

El resultado más sorprendente del estudio es sin embargo el descenso muy agudo en la criminalidad en las últimas dos décadas, en gran parte debido a la estrategia policial y factores socioeconómicos y de salud pública,  pero también el factor crítico jugado por la inmigración, según demuestra el informe. El cambio positivo demográfico y la mejora económica que conllevó éste, directamente relacionados con la inmigración propició un descenso de la criminalidad. La llegada de los inmigrantes a barrios como Chinatown , en Manhattan, o Morrisania, en el Bronx, supuso una clara mejora del hábitat.

El ratio de criminalidad del inmigrante es muy  inferior al del estadounidense

En contra de lo que se piensa, el ratio de criminalidad de los inmigrantes en Nueva York es muy inferior al de los nacidos en Estados Unidos. Actualmente la probabilidad de un inmigrante de ser encarcelado es un 80% más baja que la de un nativo estadounidense. Según datos de la policía, de los nueve distritos que recibieron a 30.000 o más inmigrantes entre 1990 y 2010, en siete de ellos el descenso de los delitos superó el 80% de caída media de la ciudad.

Hasta dos terceras partes del brutal descenso del crimen en Nueva York se atribuye en el informe al impacto migratorio. Por cada incremento del 1% en la población inmigrante en un distrito se cometen 966 delitos menos. Los inmigrantes han mejorado mucho el mercado inmobiliario, al estabilizar precios en barrios donde estaban hundidos, y mejorar la habitabilidad de éstos. Hasta su llegada había muchos lugares en los que los habitantes de Nueva York no pensaban como sitio de posible residencia. En definitiva, han elevado la oferta. Bronx, Queens y State Island, son barrios que claramente han mejorado con los llegados de fuera y que se han revalorizados sensiblemente, según el informe.

En definitiva, el estudio demuestra el beneficio de los inmigrantes, que en 1970 sólo representaban el 8% de la población neoyorquina, y hoy representan el 37%, de los cuales la tercera parte procedente de América Latina, seguidos de los asiáticos (28%), los caribeños no hispánicos (19%), europeos (16%) y africanos 4%.

Fuente: lacelosia.com

..

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: