Ecuador: Dos historias, un solo encuentro

24 abril, 2014

Imagen-Ecuador: Dos historias, un solo encuentro

Un encuentro que nadie se lo esperó se dio el 19 de abril en la ciudad de Ambato: “Los 10 de Luluncoto” con “Los Tres de Cotopaxi”, en el Centro de Rehabilitación Social de esa ciudad.

Los de Luluncoto visitaron a Paul Jácome, Edwin Lasluisa y Xavier Cajilema, quienes se encuentran en el pabellón de choferes desde el 2 de abril pasado, cuando fueron trasladados de manera inesperada y sin ninguna explicación, en el contexto del traslado de los privados de libertad de la antigua cárcel de Latacunga al nuevo Centro de Rehabilitación Regional ubicado en la entrada a Saquisilí.

Aproximadamente a las ocho de la mañana se encontraron los de Luluncoto para, posteriormente, trasladarse al Centro de Rehabilitación de Ambato. El objetivo era “solidarizarse con los compañeros que se encuentran cumpliendo la injusta sentencia de un año” y, a su vez, mostrar la unidad que mantienen frente a los atropellos de los cuales han sido víctimas.

Luego de una extensa espera, las puertas para el ingreso se habrían, y el protocolo de requisa se inició. Entonces, lo que no imaginaban los de Cotopaxi, un encuentro inesperado que los llenaría de emoción, al encontrase con sus compañeros de lucha, con quienes los unían muchas cosas: sus historias como líderes y activistas sociales, sus casos judiciales, los problemas a los que fueron sometidas sus familias; pero sobre todo, los ideales y un ferviente deseo de cambiar al país.

Entre abrazos y rizas se juntaban, en un gran grupo de soñadores. De lado y lado contaban sus experiencias y anécdotas durante todo el proceso que han tenido que pasar. La confianza entre ellos no es de conocidos, sino de amigos, de compañeros que comparten sus vivencias y experiencias.

Todos disfrutaban de cada instante y segundo, porque para ellos la vida es una sola y hay que aprovecharla y vivirla defendiendo sus ideales y banderas de lucha. Los 10 de Luluncoto, en sus manifestaciones de apoyo, llenaban de ánimo a Los tres de Cotopaxi, para seguir luchando y que no decaigan. Todo en medio de abrazos sinceros.

Ya en el patio, Paul Jácome catalogó a esta visita como muy emotiva y solidaria, pero ante todo para él se ha fortalecido la unidad frente a los abusos del poder. En una conversación que todos escuchaban, afirmaba que no doblegarán el espíritu crítico, pues los poderes solo quieren una sociedad desmovilizada. Y desde este lugar saludaba a la juventud y a la clase obrera, para así abrir las sendas de una patria nueva.

Entre sus comentarios, Jácome afirmó que Correa se ha abierto de cuerpo entero al capitalismo, ahora al Banco Mundial y al servicio de las transnacionales.

Mientras tanto, para Edwin Lasluisa este encuentro era histórico y reafirmaba la rebeldía de la juventud para dejar de tener miedo a decir la verdad.

Entre las experiencias que contaba acerca de su accionar dentro de la cárcel resaltaba las ayudas que él prestaba, como consultas jurídicas, tutorías dirigidas, ya que dentro de la cárcel hay personas que no han aprendido a leer y escribir, han fomentado el deporte.

Para él, la participación dentro de la sociedad no termina ahí, solo por estar tras las rejas, más bien esto aviva y permite involucrase en instancias de ayuda y trabajo con sus semejantes, ya que la labor social se realiza en el lugar en el que uno se encuentre.

SERVICIO INFORMATIVO OPCIÓN

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: