El rey (del Ecuador) ya puede emitir su propio dinero

28 abril, 2014

Imagen-EL REY (DEL ECUADOR) YA PUEDE EMITIR SU PROPIO DINERO

Emilio Palacio

Por Emilio Palacio

- El rey (del Ecuador) ya puede emitir su propio dinero

- ¿Donde estuvo el presidente del Ecuador entre el 16 y el 22 de abril?

El jefe del estado ecuatoriano asumió la última función que le faltaba: emitir dinero, a través del Banco Central del Ecuador (que bajo su mandato, perdió su antigua autonomía). No son billetes ni monedas, y no se llaman sucres, pero es dinero de curso obligatorio, y eso es lo que importa.

Para no causar alarma, el Banco Central introdujo el nuevo dinero paulatinamente. (Aquí, una cronología del proceso). Diego Borja, hace tres años, habló de una “billetera móvil”; el primo del presidente, Pedro Delgado, lo llamó después “pago móvil”. Fue Diego Martínez, el actual gerente del Banco, el que le puso su verdadero nombre: “dinero electrónico”.

Si usted desconfía y prefiere los viejos billetes verdes en el bolsillo, en ese caso no faltará quien le cambie el dinero electrónico por dólares norteamericanos con un descuento.

Tendremos entonces una cotización oficial y una cotización del mercado libre, al igual que con el antiguo sucre.

 Hasta hace unas semanas, sin embargo, el esquema seguía siendo lo suficientemente confuso como para que se pudiese pensar que se trataría de algo así como una tarjeta de crédito electrónica. Las dudas se disiparon el 28 de febrero pasado. Ese día, el Banco Central emitió la resolución 055, que establece que el nuevo dinero será “emitido privativamente por el Banco Central del Ecuador” y será “aceptado con poder liberatorio ilimitado y de libre circulación, reconocido como medio de pago por todos los agentes económicos en el Ecuador y para el pago de obligaciones públicas”.

 En palabras del propio Martínez: “no se trata de una billetera electrónica, sino que va a ser dinero”.

 Supongamos que usted es un proveedor, un contratista o un maestro fiscal. Si el estado le cancela sus facturas o su sueldo con el nuevo dinero (mediante un depósito en una cuenta electrónica), usted tendrá que resignarse. Cierto es que, en teoría, podría pedirle al Banco Central que le cambie el nuevo dinero por billetes contantes y sonantes; pero siempre le podrán contestar que se fue el sistema, que regrese mañana, y que no se complique la vida y le pague a otros con el nuevo dinero, porque en Ecuador, todos estarán obligados a recibirlo.

 Si aún así, usted desconfía y prefiere los viejos billetes verdes en el bolsillo, en ese caso no faltará quien le cambie el dinero electrónico por dólares norteamericanos con un descuento. Tendremos entonces una cotización oficial y una cotización del mercado libre, al igual que con el antiguo sucre.

El Banco Central dirá que ese peligro está excluido, porque todo el dinero electrónico que se emita contará con respaldo suficiente. Lo mismo decían del antiguo sucre los gobiernos de la “larga noche neoliberal”. Pero en esos tiempos, al menos, la prensa y los expertos tenían acceso a las cifras de las finanzas públicas. Hoy esa información es confusa o no existe.

 El nuevo esquema no representará ningún peligro si el gobierno dispone de fuentes de financiamiento: si el Banco Mundial libera de verdad los mil millones de dólares que ofreció; si Wall Street presta otros mil millones, como se viene anunciando; si los banqueros chinos siguen  “generosos” y liberan nuevos recursos a tasas de chulco; y si el precio del petróleo no se derrumba; entonces, y sólo entonces, no habrá de qué preocuparse.

 Pero supongamos que eso no ocurre, y que el gobierno se queda sin recursos. Entonces podrá emitir “dinero electrónico” sin respaldo real. (Por ejemplo, con el respaldo de bonos del estado). La dolarización habrá llegado a su fin, pero será muy tarde para hacer algo.

 Opiniones

 Walter Spurrier

“Pero, al igual que cualquier otra moneda, si existe irresponsabilidad en la emisión de dinero se puede llegar a desequilibrios monetarios como los vividos en la crisis de 1999. ¿Vale la pena el riesgo?”. Análisis Semanal No. 17, 2014.

 Pablo Lucio Paredes

“Es por ello que hay que tener mucho cuidado con esta iniciativa del Banco Central que, con tiempo y éxito, puede llegar a ser una manera de socavar las virtudes de la dolarización de manera subrepticia”. El Universo, 26 de abril del 2014.

Fuente: emilio.ubicatv.com

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: