Bacterias para frenar el efecto de los derrames de petroleo

29 abril, 2014

Imagen-Bacterias para frenar el efecto de los derrames de petroleo

La bacteria methylocella silvestris se alimenta de metano y propano, lo que evita que estos gases se liberen a la atmósfera.

Las bacterias son los organismos que más abundan en el planeta, están presentes en todos los hábitats alrededor del mundo. Algunas son capaces de sobrevivir en condiciones de temperaturas extremas, en aguas ácidas, incluso viven en desechos radioactivos y en las capas más profundas de la tierra.

Su capacidad de tomar como alimento lo que es tóxico para la mayoría de los seres vivos han hecho posible que sean utilizadas en procesos industriales como el tratamiento de aguas residuales. Aún con sus extraños hábitos alimenticios, hay bacterias benéficas y otras que son causantes de enfermedades mortales como el cólera, la lepra y la tuberculosis.

Es increíble que estos microscópicos seres sean responsables de grandes cambios en los medios donde habitan y llama aún más la atención que exista la manera de utilizar sus características a favor del ambiente aunque en ocasiones sus efectos se salgan de control.

La methylocella silvestris es capaz de desarrollarse en ambientes donde abundan gases de efecto invernadero como el metano y propano. Estas dos sustancias se encuentran en el gas natural no refinado y esta bacteria se alimenta de esos gases evitando que lleguen a la atmósfera, lo que da oportunidad para emplearla a futuro para el control ambiental.

Por sus tóxicos alimentos, estos microbios podrían reducir los efectos de la liberación de gases de efecto invernadero que se derivan de actividades industriales como filtraciones de gas natural, fracking e incluso derrames de petróleo.

El estudio presentado por University of East Anglia, reconoce que la methylocella silvestris podría ser útil sobre todo en derrames petroleros como el ocurrido en el Golfo de México en 2010 responsabilidad de British Petroleum.

La vida de estos microbios podría ayudar a salvar la nuestra, pues la mala calidad del aire mata a millones de personas al año en el mundo. Hay que tener presente que el hecho de que esta bacteria ayude a frenar la liberación de gases a la atmósfera, no quiere decir que técnicas como el fracking sean viables.

Desarrollar infraestructura para el uso de energías renovables siempre será mejor que la extracción de hidrocarburos que ponen en peligro múltiples ecosistemas. La ayuda que proporciona esta bacteria en derrames petroleros es sólo una parte, pero hay muchos daños más al ecosistema que nunca podrán revertirse.

Fuente: veoverde.com

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: