Ecuador: Las cuatro “Vacas sagradas” de Yachay

22 mayo, 2014

Imagen-Ecuador: Las cuatro “Vacas sagradas” de Yachay

Por Atawallpa Oviedo Freire*

En un reciente artículo de la revista Vistazo (10-04-14) titulado LOS CUATRO CEREBROS DE YACHAY, hay varios pronunciamientos que nos dejan perplejos -por decir lo menos-. De estos genios o “vacas sagradas”, 3 son extranjeros y uno nacional, siendo el ecuatoriano el que más nos llama la atención y que ejemplifica claramente el carácter dependiente y acomplejado que históricamente le ha caracterizado a la intelectualidad y profesionales ecuatorianos. Así, José Andrade señala: “Queremos que Yachay cambie el chip de la mentalidad ecuatoriana, la forma en que los ecuatorianos ven la vida, incluso nuestra ética de trabajo. Esta universidad debe tener una cultura distinta, que enseñe a los estudiantes una distinta manera de pensar”.

Y ¿cuál es esa distinta manera de pensar y de ver la vida? Pues la “mentalidad” y la “cultura distinta” de la Caltech (Instituto de Tecnología de California), considerada “la universidad número uno del mundo en ingeniería y tecnología según el ranking mundial de educación superior del Times, de Londres.” (Vistazo) De ahí que estas cuatro vacas sagradas procedan de este instituto, y que según el indio (de la India) G. Ravichandran su propósito es promover “una nueva sociedad basada en la ciencia y la tecnología” (Vistazo). Todo lo cual en concordancia con lo que ha venido señalando el patriarca y propulsor de este cambio nanocrático, el señor Rafael Correa.

Esto nos lleva a colegir que según estos iluminados de la Caltech el problema de la humanidad es técnico y tecnológico, como ha sido el discurso permanente de la Derecha con su visión desarrollista y competitivista. Que por el contrario, la Izquierda ha señalado históricamente que el problema central es de tipo socio-económico. Visiones -que por cierto- son muy diferentes a las provenientes del Sumak Kawsay, en cuanto mira el asunto a un nivel más profundo e integral.

Esto es, que el meollo es ontológico, entre dos maneras de comprender y de vivir la vida. Nivel éste, en el que no hay mayor diferencia entre la Izquierda y la Derecha, pues ambas comparten los mismos presupuestos axiológicos y epistemológicos sobre la materia, la naturaleza, la ciencia, la cultura, la civilización, la evolución, el desarrollo, etc., y su diferencia está básicamente a nivel socio-económico. De ahí que haya la posibilidad, que tanto un izquierdista como un derechista estén de acuerdo en medidas extractivistas al tener ambos una visión utilitarista y cosificadora de la naturaleza. Pero, para alguien formado en el Sumak Kawsay y demás visiones indígenas o matriciales del mundo entero, es un anacronismo total.

Por tanto, es importante tener claro que existen múltiples diferencias y contradicciones, aquellas que se dan al interior de un sistema y las que se dan a nivel exterior entre distintos modelos sistémicos. Una cosa es la contradicción entre las posiciones de Derecha e Izquierda dentro del sistema patriarcalista-colonialista- eurocéntrico (paradigma piramidalista o primermundista). Y otra, es la exclusión entre este último sistema y el sistema matricial-holístico-vitalista (paradigma indianista o cuartomundismo). La una es una diferencia parcial y en la otra es total. Si no tenemos claro esto, fácilmente podemos caer en deformaciones que conducen a “desculturaciones”, folclorismos, paternalismos, neocolonialismos… De ahí que se ha observado que en el sistema piramidalista alguien se pueda autocalificar de Izquierda y al mismo tiempo aplique medidas de Derecha, o que se diga antiimperialista pero paralelamente se codee con las universidades imperialistas. Ese el caso del señor Correa, quien a nivel político se declara antiimperialista pero a nivel económico y especialmente académico es claramente capitalista e imperialista. O acaso la Caltech es antimperialista o anticapitalista? No existe ciencia y tecnología imperialista? Los conocimientos están separados de la visión y actitud de vida? Quizás querrán argumentar -cómo hace la Derecha- de que los conocimientos no tienen posición política. Por eso señalamos que las contradicciones entre Izquierda (lucha de clases) y Derecha (lucha por el mercado) son solamente al interior de la misma fuente: la civilización y sus visiones positivistas y mecanicistas, comunes a estos dos troncos diferentes pero unidos por la misma raíz eurocentrista.

De ahí que resulta poco trascendente -aunque interesante- el calificar a Correa como un hombre de Centro-izquierda, como propone Boaventura de Souza Santos, pero mas que todo admira la creencia de él, de que todavía es posible que Correa pueda empujar una “revolución ciudadana” y que debamos apoyarlo en ese propósito.

Cuando a este momento y después de lo vivido es necesario tener una posición más firme e integral con respecto a Correa y la izquierda que lo apoya. Incluso, a estas “alturas del partido” lo fundamental es una revolución paradigmática y filosófica sobre qué es la vida, y no solamente una revolución interior para seguir manteniendo el mismo sistema logocrático-racionalista-consumista-cortoplacista que nos ha conducido a la crisis vital en que nos encontramos actualmente. Algo que lo entiende muy bien De Souza Santos, por lo que resulta increíble pensar que Correa pueda empujar un proyecto de CIUDADANÍA.

Y mucho peor, esperarse de Correa una REVOLUCIÓN DE PUEBLOS o PLURI-ESTATAL como es el propósito del Sumak Kawsay. Pues, a este momento del camino ya no solo se necesita una declaración de plurinacionalidad sino de la construcción de una Confederación de Estados y Naciones dentro del país Ecuador. Caso contrario pronto tendremos propuestas de separación como la de los catalanes o vascos en España, a quienes han querido diluirles dentro del Estado y Nación Castellana, como ahora a los pueblos ancestrales de los andes equinocciales dentro de la nación ecuatoriana. Siendo ésta la misión principal que tiene Correa con la creación del Estado- Nación Unitario, como bien lo ha manifestado en relación a la comunidad indígena de Sarayaku (Hoy 10/Mayo/2014): “Aquí existe solo una nación. Están contradiciendo lo que dice la Constitución”… “El problema es gravísimo, pues se trata de un intento separatista en nombre de costumbres ancestrales”… “Estos señores tenían su propia Policía, eso es inconstitucional. La fuerza pública la tiene que manejar el Estado”. Además, a Correa le sorprendió que el teniente político de Sarayaku haya sido elegido por la comunidad y no por el gobernador. “El asunto es muy grave. Nosotros no vamos a ceder, no hay nada que negociar, los dirigentes sarayakus están cometiendo delitos”.

Todo lo cual deja ver claramente el carácter reaccionario de Correa, por lo que no hay ninguna ciudadanía y no cabe ninguna colaboración con quién ha actuado mucho más conservadoramente que anteriores gobiernos de Centro-izquierda e incluso de Derecha. Por lo que consideramos que es más claro llamarle a Correa un hombre populista neo-conservador. Ni siquiera parte del progresismo como propone Gudynas, aunque si modernizador del capitalismo como señala De Souza Santos.

En resumen, es este pensamiento colonizado el que conduce a que un autodenominado izquierdista latinoamericano pueda llamar a una universidad con un nombre indígena: yachay. Palabra ésta que representa otra filosofía de vida, y que al mismo tiempo los catedráticos y las enseñanzas en esta universidad respondan a lo más alto del imperialismo académico. Todo lo cual es firmemente apoyado por el Partido Comunista del Ecuador y por una parte del Partido Socialista ecuatoriano.

Entonces, llama la atención esta visión patriarcalista, elitista, verticalista, jerarquisista de creer que son unos cuantos elegidos los que pueden “cambiar la historia” del país o del mundo. No conocemos una historia en el mundo de que así haya sucedido, lo que ha pasado es que algún personaje se ha sintonizado con la mayoría de una “masa crítica” y ha empujado un proceso que estaba dado. Y aquellos casos en que un líder carismático ha logrado abrir un proceso, posteriormente éste se ha caído cuando ha desaparecido el personaje. De ahí que son peligrosos los “carismáticos” para cualquier proceso de conciencia colectiva.

En otras palabras, se quedan en una posición economicista-tecnologicista (cambio de matriz productiva), sin tener una visión de largo plazo y maquiavélicamente tan solo preocupándose del fin y no del camino, sin entender que el asunto es de procesos de conciencia crítica y no principalmente de logros materiales. Esto es lo que no entiende la Izquierda, que los procesos son comunitarios o grupales -si a alguien le asusta la primera palabra-. Solo cuando hay “masa crítica” un proceso es real y profundo.

Esta visión paternalista y mesiánica de creer que son las vacas sagradas las que saben (excelencia) y los demás deban simplemente agachar la cabeza, es lo que ha hecho que fracasen varios proyectos. Así por ejemplo las experiencias rusas, chinas y cubanas. Hecho que no ha aprendido la Izquierda, como se puede ver con las últimas experiencias de los gobiernos “progresistas”, empezando por Chávez y Lula, y en el que van por ese mismo camino Correa, Fernández Morales, Ortega, Roussef. En esto, cierta derecha lo comprende bien y utiliza el markentig y la publicidad diariamente para ganar “masa crítica” sobre cosas concretas a nivel sistémico, y no principalmente sobre política como creen Maduro (antes Chávez) y Correa que así lo lograrán.

Por tanto, resulta un insulto para la dignidad del país y para el eslogan de Correa de “gobierno serio y responsable”, el hecho de que estas 4 vacas sagradas vayan a recibir cada uno 18.126 dólares al mes (Vistazo), mas del doble de lo que gana el presidente. Todo lo cual nos lleva a la conclusión de que estos “cuatro cerebros” y su patriarca no van a “cambiar la historia” como aspira el español F. Albericio, pues máximo van a cambiar la historia económica personal como la de los sectores hegemónicos, y de por medio aumentar la historia de frustraciones del pueblo ecuatoriano. Los únicos felices serán los empresarios a los que Correa “no quiere perjudicar”, y que por el contrario quiere ofrecerles más modernización, mas desarrollismo, más mano de obra calificada, más tecnología… Lo cual les permitirá acumular más capital y poder, pues las estructuras sociales y económicas en el fondo seguirán siendo las mismas.

Pero así se logre cierta redistribución económica, el sistema piramidalista seguirá viento en popa y no habrá cambio real, o mas bien dicho habrá cambio pero para una mayor destrucción planetaria, y por ende de sus miembros o hijos, a través de modernas y desarrolladas enfermedades, que la ciencia oficial no logra paliar peor frenarla. Por ejemplo: “La empresa surcoreana Samsung Electronics anunció el miércoles, 14 de mayo, que va a indemnizar a varios de sus trabajadores que afirman haberse enfermado de cáncer en las fábricas de semiconductores.” El Comercio, 14/05/14. Pero para el genio Ravichandran, cerebro de la Yachay, Corea del Sur es un ejemplo: “ Kaist (Korea Advanced Institute of Science and Technology) realmente transformó Corea del Sur, un país que tenía una matriz productiva primitiva hace solo 30 años y que es ahora una de las naciones más avanzadas.” (Vistazo)

Estos genios o cerebros van a ganar millones de dólares, y nuestros yachaks (sabios) ni siquiera son conocidos por la meritocracia correista. ¡VIVA EL NEO-ILUSTRISMO!.

* MULTIVERSIDAD YACHAY WASI

Más Información: vitalismoandino.blogspot.com

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: