El negocio detras de la basura

17 julio, 2014

Imagen-El negocio detras de la basura

Debemos aprender a sacar provecho de la basura mediante una gestión adecuada de residuos antes de que acabemos rodeados de ella.

Todo lo que tiramos a la basura en algún punto le costó a alguien, por eso aunque ya no nos sirva más sigue teniendo cierto valor. Algunas de esas cosas aún contienen materias primas que pueden ser reutilizables y que pueden venderse muy bien en el mercado, por eso la basura es un negocio que sólo algunos son capaces de ver.

En 2012, el Banco Mundial publicó el estudio What a Waste, en el que se estima que cada día se desechan cerca de 3,5 toneladas de residuos sólidos, pero esto fue hace dos años y para 2025 serán más de 6 millones de toneladas diarias.

Quienes se llevan el premio a los mayores generadores de residuos urbanos son Europa Occidental y Norteamérica, pero cerca de ellos están países como Kuwait, varias islas caribeñas, Sri Lanka o Nueva Zelanda. Los países emergentes se van sumergiendo en su basura, pues sus desechos aumentan junto con su desarrollo económico e industrial pero su gestión de residuos sigue teniendo graves problemas.

Los vertederos de Laogang en Shangái, China, el Jardim Gramacho en Río de Janeiro o el Bordo Poniente en México DF, son un ejemplo del grave problema que tienen los países en desarrollo para gestionar su basura. Algunos empresarios se han dado cuenta de que en estos vertederos hay minas de oro pero muchos de los desperdicios de los países occidentales se venden ilegalmente en grandes porcentajes a países terermundistas donde el problema se vuelve peor porque los residuos se maipulan con muy poca seguridad y con grandes costos para el medio ambiente y la salud de las personas.

Gestionar residuos de manera eficiente traería a países comunitarios ahorros de 72.000 millones de euros y supondría la creación de más 400.000 empleos según datos de la Comisión Europea. El reciclaje no es sólo un asunto ambiental sino econonómico y de sostenibilidad. Gestionar, clasificar y reciclar son acciones que nos pueden llevar a vivir a un mundo completamente diferente.

No hay un residuo orgánico o inorgánico que no pueda traer una consecuencia ambiental. Los residuos orgánicos al descomponerse puede contaminar el suelo y mantos acuíferos, los plásticos por naturaleza no se degradan y pueden quedarse en el vertedero hasta 500 años. Es importante que hagamos un consumo adecuado de recursos en primer lugar y en segundo, una gestión de residuos acorde a lo que desechamos.

Si algún día tuvieras la oportunidad de ir a un vertedero, la situación sería muy clara y tendrías una mejor idea de lo que se debe hacer. Hay mucho material en la basura que puede ser aprovechado, pero debe hacerse de la manera correcta.

En los vertederos electrónicos de Guiyu China, los niños manipulan y clasifican los plásticos, distinguen de qué clase es quemándolos y oliéndolos, también introducen placas bases en ácido para sacar oro. Hay muchas formas en las que esto está mal, en primer lugar es ilegal, en segundo daña la salud y después contamina porque todos estos residuos acaba en ríos o terrenos baldíos amontonándose.

No sólo somos nosotros, simples humanos, la industria hace su parte en la mala gestión de residuos, por eso se están considerando algunas regulaciones para hacer que las empresas se hagan responsables de sus propios desechos para ser reciclados. Sin regulaciones fuertes y sin una conciencia en nosotros mismos que nos empuje a hacer uso consciente de los productos que compramos y mucho menos para separar nuestra basura llegará un punto en el que ésta nos va a rebasar antes de aprender a sacarle provecho.

Fuente: veoverde.com

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: