Espana: “¿Y por que no los metes en tu casa?”

14 agosto, 2014

Imagen-Espana: “¿Y por que no los metes en tu casa?”

No falla. Cada vez que señalas, describes o denuncias la violación de derechos humanos y el incumplimiento de la Ley española de Extranjería en las fronteras de Ceuta y Melilla se activa un resorte, un argumento casi automático en decenas de personas. ¿Y por qué no los metes en tu casa?, espetan. A que no, ¿eh?, rematan como triunfales, como diciendo ‘te he pillado’.

Un ejemplo, de ayer mismo. Difundo en Twitter una foto de la agencia EFE, la que abre este post. La imagen demuestra, una vez más, la devolución de personas que acaban de saltar la valla de Melilla por una puerta hacia el otro lado, a Marruecos, que hay que recordar que no es el país de estas personas.

Por esa razón, entre otras cuantas, estas “devoluciones en caliente” son ilegales. No según la ONU o alguna ONG, no. Es ilegal según la ley española en vigor, como hemos explicado ya mil veces. Tan clara está ya la ilegalidad de estas deportaciones inmediatas que el Gobierno anunció después de las muertes de Ceuta que iba a cambiar la ley para poder hacerlo sin que se les acusara de nada. Es otra forma de admitir que lo que venían haciendo no se podía hacer.

No es cosa de ayer. Pasa cada vez que el tema ocupa minutos de televisión o alguna portada alarmante, pasa cuando el mensaje de denuncia traspasa tus zonas de comodidad orgánicas en Internet, que en mi caso afortunadamente tienen que ver con la defensa de los derechos humanos como premisa no como residuo. Cuando el tuit salta esa valla, la corriente devuelve este mensaje.

No se trata de desacreditar personalmente a las personas que reaccionan así. De hecho, la frase es clavada a la que usa tradicionalmente la ultraderecha, también en Francia. “¿Ha acogido usted inmigrantes en casa?”, le dijo textualmente Marine LePen a la periodista Ana Pastor en una entrevista.

Muchas de las personas que saltan como pellizcadas son víctimas de esa estrategia de comunicación simplona y populista muy bien diseñada para ganar votos. Reproducen un meme político, una frase con gancho, que te deja satisfecho. Ah, pobres ingenuos; que los metan en su casa.

El argumento, por supuesto, no tiene sentido. Nunca le diríamos a alguien que defienda la asistencia a personas sin hogar que viven en la calle ¿y por qué no los metes en tu casa? Nunca le diríamos a alguien que está en contra del desahucio de una persona que no puede pagar su casa ¿y por qué no lo metes en tu casa? Nunca le diríamos a alguien que defiende la asistencia sanitaria para los pobres ¿y por qué no los curas tú, en tu casa? Porque la respuesta es social, no individual. Y porque, como me dice Carlos Delclós en Facebook, estas personas no quieren vivir en mi casa, quiere pagar el alquiler construyendo la tuya.

Las fronteras existen y tiene pinta de que van a seguir existiendo, sobre todo si cada vez creamos más. Sobre esa realidad habrá que ver cómo gestionamos otra realidad indiscutible: la gente se mueve y no es por capricho. Tenga uno una idea más o menos restrictiva de cómo manejar eso, una respuesta construida solo con porras, escudos, concertinas, alarma y desprecio impune por las leyes es una mala respuesta. Si la solución es esa, no es una solución.

Fuente: juanlusanchez.com

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: