Ecuador: Organizaciones populares y gobierno miden fuerzas

17 septiembre, 2014

Imagen-Ecuador: Organizaciones populares y gobierno miden fuerzas

La atención política en el país se concentra en la jornada de protesta convocada para mañana, miércoles 17, por diversas organizaciones sindicales y populares, congregadas en el FUT, el Frente Popular y la CONAIE.

Al tiempo que varias agrupaciones sociales expresan su decisión de participar en la protesta, el gobierno articula medidas que buscan contrarrestar lo que se prevé será una movilización que convoque a varios miles de ecuatorianos en diversas ciudades.

Para el gobierno, la protesta tiene afanes desestabilizadores, así lo dijo hace días el ministro de Relaciones Laborales, Carlos M. Carrasco.

Se ha convertido en una especie de muletilla, en el discurso gubernamental, calificar a las acciones de protesta como intentos desestabilizadores y antidemocráticos promovidos por la derecha. De esa manera intentan descalificarlas y neutralizar la participación de nuevos sectores en las mismas.

Pero más que ello, el discurso gubernamental encierra una amenaza o advertencia de que sus promotores podrían ser procesados por rebelión o terrorismo, como ocurrió con los estudiantes del colegio Central Técnico por desarrollar una manifestación callejera en febrero de 2013.

Quienes hacen cabeza de la jornada de protesta rechazan esos calificativos y denuncian que el gobierno está obligando a los funcionarios públicos a participar, a riesgo de ser sancionados si no lo hacen, en el festival musical convocado para mañana en la Plaza de la Independencia, en Quito. “El pueblo del Ecuador tiene derecho constitucional a la protesta (que) ha sido negado y combatido por quienes hoy están en el poder, criminalizando la lucha social” expresan en un manifiesto público.

La movilización, resuelta hace un mes en una convención efectuada en Cuenca, tiene diversas motivaciones principalmente relacionadas con el respeto a los derechos de los trabajadores, indígenas, campesinos, maestros, pequeños comerciantes, profesionales… que se ven violentadas  por diversas medidas y leyes aprobadas por el gobierno y su mayoría parlamentaria en la Asamblea. La oposición a las enmiendas constitucionales planteadas por el Gobierno y la aprobación de un Código del Trabajo que garantice los derechos individuales y colectivos forman parte de sus exigencias.

Varias organizaciones populares se adhieren con sus propias reivindicaciones. La Federación de Estudiantes Secundarios, FESE, convocó a los estudiantes a protestar en contra de la elevación de las tarifas de transporte y de la pretensión de eliminar la tarifa preferencial (medio pasaje) que los beneficia.

Los dirigentes de los transportistas (que forman parte  del movimiento CONDUCE, afín al gobierno) han señalado que “no tienen ninguna obligación de mantener la tarifa preferencial o tarifa estudiantil”, frente lo cual el presidente de la FESE, Mauricio Chiluisa, señala “que la tarifa estudiantil no es ningún favor o limosna dada por ese gremio, es un derecho alcanzado con la lucha del movimiento estudiantil durante varias décadas, y contemplado en la propia Constitución de la República en su artículo 394 y en la correspondiente Ley Orgánica de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial, por lo tanto es ley.

Organizaciones indígenas rechazan el cierre de escuelas interculturales; la Unión Nacional de Educadores rechaza el decreto 016 que prácticamente elimina el derecho a la libre organización.

Es evidente que en las esferas gubernamentales hay preocupación por la simpatía que esta convocatoria ha logrado en la población, al punto que el presidente Correa reconoció que esta semana será “dura”.

Fuente: ecuadorlibrered.tk

 .

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: