Ecuador: ¡No nos quitaran la voz!

15 octubre, 2014

Imagen-Ecuador: ¡No nos quitaran la voz!

Por Francisco Garzón Valarezo

Las clases dominantes y sus tiranos nunca dudaron ni dudarán en acudir al asesinato para defender sus privilegios. En los sombríos rincones de sus cerebros vive la doctrina de que sus crímenes horrendos pueden detener el vuelo de las revoluciones.

Se camuflan, se enmascaran, se adaptan a los tiempos para encubrir sus intenciones de mantenerse en el Poder, aunque cada vez con más dificultades porque el pueblo ya no los soporta.

Para deshacerse del MPD nunca fueron suficientes las perpetuas e infames campañas de agravios, ni la represión fiera, ni la cárcel, ni el crimen de su líder insigne. Concibieron en sus groseras cabezas que asesinado Jaime Hurtado sus compañeros de partido desertaríamos, pero no. Nos mantuvimos firmes y supimos transformar la adversidad para continuar con más ímpetu nuestra lucha libertaria.

El ambiente político que vive el Ecuador no admite nuevos homicidios en las filas de la izquierda revolucionaria, sería contrario para los intereses del Poder, aunque no por ello dejan de  idear planes criminales como borrar al mansalveo, al batraceo el registro legal del MPD. Pero otra vez la oligarquía se equivoca, calcularon mal, como siempre.

Pensaron derrumbar las columnas revolucionarias, juzgaron que iba a llegar el desánimo, que nos íbamos a desmoralizar; más, el derrotero marcado por el preciso enfoque político de la izquierda fue categórico. Para sorpresa de la derecha conservadora, el partido al que quisieron echar abajo se reunió en Cuenca y en magna convención decidimos crear un nuevo movimiento político que continuará la lucha y al que bautizamos UNIDAD POPULAR.

Se estrelló el paladín de turno de la oligarquía ecuatoriana, su acción fue miope. Sus cárceles, su represión, sus sabatinas, sus falacias, sus burlas, sus jueces, sus pajes en las instituciones del Estado no pudieron ni podrán silenciar la voz de un pueblo que batalla. La izquierda se mantiene vigorosa, conserva su iniciativa y sus propuestas. Laten enérgicas las esperanzas de la revolución popular.

El viejo anhelo de los opresores de aniquilar al MPD ha sido una terquedad inútil, sus dirigentes anunciaron que no son un simple casillero electoral y tuvieron razón porque seguimos de pie, diciendo lo que tenemos que decir y haciendo lo que tenemos que hacer.

No nos callarán. Es cierto que no se puede minimizar la represalia de la oligarquía, la violencia es su lenguaje favorito, pondrán muchas trabas para negar el registro de UNIDAD POPULAR, pero serán siempre empeños infructuosos, los venceremos todos. Por miles nos dispersaremos en la geografía nacional para recoger las firmas, los villanos pondrán mil estorbos, mil dificultades pero siempre hallaremos nuestro camino.

Los déspotas no pueden advertir que la voluntad de un movimiento revolucionario no tiene límites, que nuestra política no comienza ni termina con el juego electoral, que nuestros objetivos van más allá de una lucha por impedir la subida del gas o de los pasajes urbanos, que nuestra lucha va por alcanzar el Poder.

En esa ruta el MPD cumplió su papel, escribió páginas gloriosas en la historia del Ecuador y será recordado y reconocido por las generaciones futuras. Ahora es el momento de la UNIDAD POPULAR, es el tiempo de renovar el ánimo. La izquierda no ha desparecido y no desaparecerá jamás, tiene un brío que la ferocidad del tirano no puede ni siquiera imaginar.

Fuente: ecuadorlibrered.tk

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: