Ecuador: Carta abierta a la Asambleista Maria Augusta Calle

16 octubre, 2014

Imagen-Ecuador: Carta abierta a la Asambleista Maria Augusta Calle

María Augusta Calle - Asambleísta Ecuador

 

Carta abierta a la Asambleísta María Augusta Calle

Quito, 15 de octubre de 2014

Señora María Augusta Calle Andrade

Asambleísta Nacional

Virtualmente presente.-

Asambleísta:

Empezaré esta carta ratificando que la envío sin la más mínima esperanza de que su contenido remueva su consciencia social al punto de lograr que cambie la esencia de sus argumentos y votaciones en el pleno de la Asamblea Nacional.

Mi desesperanza radica en el hecho de que habiendo sido usted una persona torturada física y moralmente, junto a su entonces pequeña hija; hoy por hoy la política pública que persigue articular desde su curul no refleja en absoluto la huella de vida que, en todo ser humano sensible, algo así de atroz marca para siempre.

Por el contrario, tengo mucha esperanza en que la gente inteligente y sensible del Ecuador, especialmente las mujeres luchadoras, sigamos alzando nuestra voz y dejando la piel en la calle, de generación en generación, si es necesario; para interpelar con criterio independiente y empoderamiento la violencia estructural que se teje en el país, desde lo público y lo privado. Violencia que por una parte usted apoya con sus votos a favor de todo lo que implica atropellos a los derechos de las mujeres y de la naturaleza; y por otra sostiene sorda, ciega y grandilocuente.

Grandilocuente, si. No ha tenido usted el menor pudor en insultar, de la peor manera posible, a todas las mujeres ecuatorianas al afirmar, el 5 de octubre del año en curso, en el programa televisivo “En la polémica” (Conducido por el Periodista Andrés Carrión) la siguiente aberración: “La posición de las compañeras (Las Asambleístas de Alianza País, respeto a la despenalización del aborto en caso de violación), a la que yo adherí absolutamente y públicamente, antes y después del debate; no tuvo el más mínimo respaldo de las organizaciones de mujeres ¿Dónde estuvieron las mujeres movilizadas, dónde estuvieron? Estuvieron cien mujeres movilizadas”.

Maria Augusta Calle (CANAL 1)



Si no fuese porque durante diesisiete años de mi vida fui actriz, le llego a creer su tono de voz melodramático, sus ojos abiertos como dos platos, sus manos crispadas; componiendo la más barata comedia que una mujer de la “Revolución Ciudadana” haya montado, en siete años de gobierno (Ni siquiera Soledad Buendía, quien es bastante patética, ha hecho un papelón de semejante calibre).

En dicho programa fue usted quien sacó a colación el episodio de tortura vivido junto a su familia. Lo explico con el ánimo de que quienes leen esta carta no sientan que utilizo ese hecho de manera morbosa para explicar mis ideas. No espero que lo crea, sin embargo siento y sentiré infinita compasión y misericordia por el hecho de que haya sido torturada; y como madre, más todavía que su hija haya sido vejada también.

Dicho esto, procedo a responder la pregunta desfiante y grosera que nos formula a las mujeres del país:

1. El tamaño de su perspectiva de género es directamente proporcionalmente a la curul que ocupa, es decir, diminuto; no así a la dimensión de su salario, sus biaticos y sus beneficios. Esto hace que su radio de visión le permita divisar tan solo a cien mujeres movilizadas para exigir la despenalización del aborto en caso de violación en el Código Integral Penal. Tan acomodada está en su asiento que apenas si puede ver lo que sucede en las barras del pleno de la Asamblea Nacional. Insisto en lo de apenas pues recuerdo perfectamente que sus ojos jamás se posaron en quienes literalmente nos desgarramos las vestiduras desde lo alto para clamar justicia.

2. En octubre 2013, durante varias semanas, en diferentes ciudades del país, los movimientos de mujeres articularon diversas agendas alrededor del tema; muchas de ellas incluso llegaron desde provincias hasta la Asamblea Nacional. En este sentido el tono minimizador y peyorativo que usa cuando dice “cien mujeres” se comprende perfectamente desde su asidero de militante de Alianza País, movimiento politiquero que mal acostumbra a re-llenar las convocatorias de apoyo a la “Revolución Ciudadana” utilizando los recursos públicos en sobornos de alimento, bebida, vestuario y dinero en efectivo. Las mujeres que estuvimos presentes portamos el alimento del corazón, la bebida del alma. No portamos dinero porque creemos firmemente que todos nuestros malestares sociales radican en la feminización de la pobreza producida por el patriarcado y el capitalismo.

3. En efecto, no llevaron vestuario en el torso algunas de las valientes compañeras que pusieron el pecho, como un gesto de política del cuerpo expuesto, que evidencia la materia prima sobre la que los derechos humanos, día a día en el Ecuador, retroceden y atropellan la vida de sus dueñas. En el lado opuesto, al momento de llegar hasta las últimas consecuencias en la derogación de la ley de penalización del aborto en el COIP; no solamente que Asambleístas como Virgilio Hernández reconocieron que les invadió el pánico ancentral, sino que en menos de veinticuatro horas, su colega Paola Pabón, pasó de aguerrida a vilmente chatajeada, silenciada y sancionada. Y si, lo digo con todas mis letras porque en el programa televisivo en mención la Señora Pabón no muestra el menor síntoma de dignidad fente a este episodio que sigue significando muerte para miles de niñas y mujeres del país.

4. Nuevamente desde su visión precaria y patriarcalmente fragmentaria usted pretende desviar la atención hacia uno solo de nuestros derechos violentados. Quienes sentimos la vida únciamente de manera integral no admitimos división alguna; en virtud de lo cual es preciso también responderle que cientos de mujeres amazónicas caminaron desde Pastaza a Quito, durante cuatro días, con el objetivo de entablar un diálogo propositivo y evolucionado con el Presidente de la República; quien desde luego con todo el capitalismo y la misoginia que le atraviesa jamás las recibió.

Al cuarto día de resistencia, usted y sus colegas les abrieron la puerta lateral de la Asamblea Nacional, las recibieron diez minutos, las trataron con todo el colonialismo del caso y cerraron el tinglado con la farsa mediática de que sus puertas están siempre abiertas para todo aquel que quiera cambiar el mundo.

5. Estas mujeres, como millones habemos en el Ecuador, desde su infinita sabiduría, intuyeron que desde la bancada de PAIS se pretendía utilizar delincuencialmente a Alicia Cahuilla, a quien ingenuamente pretendieron manipular en su favor político. El tiro les salió por la culata. Desde su proceder racista, misógino y colonial pensaron que por vivir en la selva, ser mujer y no “ilustrada” Alicia les obedecería. Su heroico proceder de deconstruir su plan perverso contesta a su pregunta: “¿Dónde estaban las mujeres?”. Alicia esta subida en el podio de la Asamblea Nacional, con la frente en alto como toda persona con solvencia moral. La bancada de su partido, las Presidentas de la Asamblea y la Ministra de Ambiente estaban ocultas bajo la fusta que su patrón les blande cuando les da una orden.

Vea aquí a Alicia Cauhilla en la Asamblea Nacional del #Ecuador

6. No menos ultrajante de su parte hacia las mujeres, resulta su pregunta, cuando sabe de sobra que vivimos todos los días bajo el manto de la criminalización de la protesta social. Pregúntenos dónde estamos las mujeres cuando en el Ecuador haya libertad de expresión en todo el amplio sentido de la palabra. Mientras tanto la respuesta ha sido, es y será: Estamos en la cárcel acusadas de terrorismo. Estamos lastimadas por balas de goma, por gas pimienta, por toletes, por perros policías; violencia que hemos recibido de una mujer policía, blindada como un robot, y quien porta un escudo que dice: “Soy policia y también madre”. Estamos esquivando las balas que los militares y los policia disparan al aire mientras se roban las firmas que cientos de miles de mujeres recogimos en todo el país para defender esa Pachamama llamada Yasuni ITT.

Estamos abortando ante el shock que nos significa ser echadas como basura de nuestras viviendas en Monte Sinaí. Estamos muriendo por aborto clandestino porque no tenemos, como usted, el dinero necesario para salir del país o para acudir a una consulta privada. Estamos haciendo de padre y madre porque a los esposos de muchas los encarcelaron por defender las minas de Intag. Estamos llorando sangre y arrodilladas, pidiendo perdón al Presidente, ante el estupor humano de ver a nuestros hijos adolescentes, estudiantes, luchadores en la cárcel. Estamos rechazando el letrero de Coca-Cola, en Machachi, que nos ofrece “felicidad” cuando lo único que traerá a nuestras vidas es la agudización de la feminización de la pobreza.

Estamos siendo un ejemplo de resistencia para el mundo entero; por ser amazónicas nos tratan como salvajes y pobres cuando somos mujeres pensantes, con poder de decisión y somos ricas porque todo lo que necesitamos está en la tierra, en el aire, en el agua, en el fuego. Estamos siendo asesinadas por femicidio contra el cual, más allá de lo punitivo, ustedes, mujeres de la Asamblea Nacional, han hecho absolutamente nada. Estamos como niñas siendo abusadas en nuestra imagen en las campañas publicitarias de Alianza País y en sus actos públicos porque ustedes se suenan la nariz con el Código de la Niñez y la Adolescencia.

Estamos siendo muertas por crímenes de odio, por la violencia sistemática que se infringe a diario sobre nuestras vidas de mujeres transgénero; no existimos civilmente, nuestro género no está en nuestra cédula. Estamos, teniendo diez años de edad, siendo madres por efecto de una violación; y teniendo quince, pariendo nuestro segundo hijo. Estamos padeciendo toda la violencia obstétrica y ginecológica posible. Estamos siendo obligadas a tener una cesárea cuando somos perfectamente capaces de parir a nuestros hijos. Estamos privadas de libertad por efecto de la criminalización de la pobreza, confinadas a un desierto y alejadas de nuestros hijos. Estamos en tantos lugares de discriminación, desigualdad, injusticia y violencia que ni el papel ni la vida me alcanzaría para nombrarlos a todos.

7. Mientras todo esto sucedía, sucede y sucederá mientras la “Revolución Ciudadana” esté vigente; le voy a contestar donde estaban, están y estarán las mujeres de Alianza País, socialistas del siglo XXI, “feministas” de “infinito amor” y “corazones ardientes”: Estaban divertidas y risueñas en el programa “En Corto” diciendo que Rafael Correa es “mandarina”; mientras tanto el “Mandarina” estaba en la sabatina dudando de que la equidad de género mejore la democracia, elogiando sus minifaldas y pidiendo que se les suba el sueldo para que confeccionen prendas que tapen algo más sus piernas.

También en la sabatina estaba vociferando improperios como “Gordita horrorosa”“Mujer nefasta”“Medio hombre, medio mujer”“Mercenaria”“Momias cocteleras”“Bestias salvajes”, “Ecologistas infantiles”; entre otros. Usted, Asambleísta Calle y sus colegas estaban ante esto nuevamente sordas, ciegas y mudas; y lo que es peor estaban gritando a los cuatro vientos, cuando conmemoraron los siente años de gobierno, que la “Revolución Ciudadana” es “feminista”, predicamento por el que deberían juzgarlas en la Corte de La Haya. En similar actitud sumisa estuvieron cuando Alexis Mera se refirió a las mujeres luchadoras, en oficio al Presidente, como “Las mal culiadas de siempre”. Con toda seguridad su despiste se debe a que algunas deben ocupar su tiempo laboral en escuchar consejos de Ivonne Baki sobre cómo utilizar el dinero público en cirugías plásticas; mientras que otras festejan el tuit de Rossana Alvarado sobre sus conversaciones con su peluquera y otras más deben aplaudir a Gabriela Ribadeneira mientras manda a comer mierda a los ricos; tan ocupadas están que, por ejemplo, la Asambleísta Gina Godoy se negó a recibir en su despacho a grupos de mujeres para tratar el tema de la despenalización del aborto.

De todo esto son capaces, mientras sin una gota de sangre en la cara se aprestan a subirse en plataformas para festejar el Día de la Mujer, el Día de la Niña, el Día de la Madre; o para ser cómplices de mujeres gobernantes, criminales como Dilma Russeff y Cristina Fernández.

Estos son los lugares patriarcales, capitalistas, sexistas, machistas, misóginos, racistas, coloniales, neoliberales, excluyentes y anticonstitucionales donde han estado, están y estarán las mujeres de Alianza País mientras nosotros les paguemos el sueldo.

Por lo tanto, Asambleísta María Augusta Calle, quedando clarísimo el lugar que habitamos unas y otras mujeres ecuatorianas, le exijo como ciudadana con derechos, para quien usted trabaja, que nos pida disculpas públicas a todas. Seguro no lo hará jamás y le voy a decir porqué. Porque su predicamento, esgrimido en el mismo programa de televisión: “Este gobierno ha hecho por la libertad lo que no ha hecho cualquier otro gobierno, porque ha dado posibilidades de hablar”; está tan vaciado de sentido como de corazón.

María Belén Moncayo
MALCRIADA TOTAL PRODUCCIONES
“All you need is desobediencia civil”

Más Información:  lasanta.com.ec

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: