Ecuador: Adios Telenovelas y Rosas

17 octubre, 2014

Imagen-Ecuador: Adios Telenovelas y Rosas

Censurar es el verbo preferido del gobierno. El Ministerio de la Pureza revolucionaria conocida por sus siglas (Cordicom) Consejo de la Regulación de la Comunicación dispuso que desde las 06:00 hasta las 18:00 usted no pueda ver telenovelas y programas de farándula. La medida constituye una cortapisa al género melodramático literario conocido como telenovela.

Un poco de historia. Cada pueblo a su manera expresa sus sentimientos en la dimensión artística. La telenovela es la forma de manifestación dramática latinoamericana por excelencia. Tuvo como antecedente las- radio novelas- que cautivaron a millones de hispanoparlantes hasta bien entrada la década de los setenta del siglo XX. El género de la telenovela irrumpe a partir de la década de los 60 de la centuria pasada y evoluciona hasta nuestros días.

Mundo de Juguete; Los Ricos También Lloran; Los Hermanos Coraje; Betty la Fea; Café con Aroma de Mujer; El Clon; Carita de Ángel entre otras telenovelas fueron a mi juicio para sacarse el sombrero. La exaltación al amor imposible fue su leitmovite (Tema Central) sin embargo la ostentación despreciativa de no pocos “intelectualetes” a la telenovela ha sido militante y, aun más patética que la manifestación dramática que dicen combatir.

La censura es un vicio intolerante de doble partida. No solo coarta al espíritu artístico sino que atrofia las entendederas de las personas que no pueden acceder a la obra. La categorización hecha por el CORDICOM constante en él: “Reglamento que establece los parámetros técnicos para la definición de audiencias, franjas horarias, clasificación de programación, calificación de contenidos, incluidos los publicitarios, que se difunden en los medios de Comunicación social” Es el nuevo: “Index Librorum Proihibitorum” (Libro de índices prohibidos) de la inquisición española.

Las telenovelas están permitidas según el reglamento referido desde las 18:00 hasta las 22:00 (categoría B) según la moralina revolucionaria toda vez que, el horario (A) que corre desde las: 07:00 hasta las 09:00 y desde las 15:00 hasta las 18:00 es para todo público. Los afectados directos que no podrán ver telenovelas por las mañanas e inicios de la tarde son los mayores de 18 años en adelante, es decir el abuelo jubilado, la abuela jubilada, amas de casa, empleadas domesticas, desempleados etcétera

En lo tocante a los programas de farándula donde el cotilleo de la vida de los “famosos” sus gustos, disgustos se ponen a la luz pública también han sido censurados en el horario (A). A priori me permito señalar que los damnificados serán los adolecentes, grave cosa toda vez que el mundo del espectáculo es también la transfiguración del arte coetáneo, el mismo que se encuentra al alcance del común de los mortales y, que no requiere de google para entenderlo.

El socialismo latinoamericano es dado a la exquisitez intelectual, su tardío barroquismo los pontifica sobre el sentir del pueblo al que dicen reivindicar. Empero en su capitulo Ecuador. Censuran el primer atisbo de crítica que emana de los programas de farándula. Sin haber caído en cuenta que dicho genero es la mayor expresión de apreciación estética del arte urbano.

La censura del CORDICOM no es por quítame las pajas. Obedece al cumplimiento ideólogo del socialismo del siglo XXI . Hans Dietrich su ideólogo mantiene que la programación de la televisión frivoliza la conciencia social y que, aquello no contribuye al nuevo orden social donde las relaciones de poder deben mutar por destino histórico. Reinterpretación esta de la fallidla lucha de clases que apuntan a desparecer los medios de adoctrinacion del capitalismo según palabras del ideólogo. Ladear a las telenovelas a horarios imposibles es condenarlas a desparecer.

La tétrica ingeniería social promovida por la dictadura de la que es objeto Ecuador supondrá a la postre la falta de contemporaneidad de los ecuatorianos y por ende de universalidad.

Dr. Pablo Guerrero Martínez
Praga 17 de Octubre-2014
Desde el exilio.

 

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: