¡Pura vida! en Costa Rica. ¿Buen vivir en Ecuador?

5 noviembre, 2014

Imagen-¡Pura vida! en Costa Rica. ¿Buen vivir en Ecuador?

Costa Rica

 

Por César R. Espín León

En Costa Rica, los ticos, o los habitantes del país, tienen su propia manera de hablar cuando se comunican entre sí. Estas frases, palabras y dichos se llaman tiquismos, y uno de los más interesantes y comunes es la frase, “Pura Vida” (cuyo significado literal, no es como está usado en realidad).

La expresión viene de la película Mexicana de 1956, “Pura Vida” de Gilberto Martínez Solares, y plasma la idea costarricense de gozar de la vida, de vivir y dejar vivir. “Pura Vida” puede significar muchas cosas: Hola, Adiós, Estoy bien, Gracias, Suena bien, Bueno, y mucho más. Una persona describe “Pura Vida”, como un estilo de vida en vez de un término de jerga.

Por ejemplo, cuando alguien pregunta, ¿Cómo me veo?, otro puede decir, “Pura Vida”. Cuando preguntan, ¿Cómo estuvo escuela? La respuesta puede ser, “Pura Vida” y cuando alguien dice, ¡Gracias por tu ayuda!, otra persona puede decir, “¡Pura Vida!”. Pura Vida es en realidad un reconocimiento de la actitud de costarricenses hacia la vida, una expresión nacida de la sociedad. Es una tradición, un folklore verbal, que ha sido trasmitido de generación a generación, así gestando una cultura propia y diferenciada.

Si bien en Ecuador no poseemos una expresión similar a la de los costarricenses, tenemos muchas formas de saludarnos y despedirnos. Estas expresiones verbales de cortesía van desde las más tradicionales como¡Hola!, ¡Buenos Dias, Tardes, Noches!, ¿Cómo estás? ¡Que tenga buenos días!, ¡Gusto de verle!, ¡Hasta luego!, ¡Hasta pronto!, ¡Nos vemos¡, ¡Chao! etc. hasta las más coloquiales como ¿Qué onda? ¿Qué fue? ¡Nos vemos! ¡Topamos!; solo para citar algunas. Sin embargo, la sugerencia hecha hace pocos días por un funcionario público sobre adoptar la expresión “Buen Vivir” para saludarnos o despedirnos, me parece una idea fuera de foco y desprovista de reflexión.

Los seres humanos creamos cultura. Nuestras formas de pensar, de sentir y de actuar, la lengua que hablamos, nuestras creencias, la comida y el arte, son algunas expresiones propias de una cultura. Este conjunto de saberes y experiencias, se heredan a través de las generaciones y por diferentes medios. Y con el pasar del tiempo estas tradiciones se convierten en propias de un pueblo.

Las costumbres y tradiciones pierden fuerza cuando la gente cambia sus creencias, su modo de entender el mundo y el sentido de su vida; entonces se procuran nuevas creencias y prácticas, que formarán con el tiempo otras costumbres y tradiciones. Este recambio de tradiciones y costumbres requiere de tiempo, y son el resultado de nuevas experiencias y conocimientos de la sociedad, a causa de sus necesidades de adaptación a la naturaleza, su propio entorno y por la influencia de otros grupos sociales. Esta evolución de las costumbres y tradiciones, nunca han sido el resultado de imposiciones, improvisaciones, o sugerencias de última hora.

Para conocernos mejor como personas y como grupo humano, es importante reflexionar acerca de nuestras costumbres y tradiciones, pensar y dialogar con la comunidad acerca de qué podemos rescatar del legado de nuestros antepasados.

También es necesario discutir con qué criterios aceptamos o rechazamos nuevas costumbres y tradiciones, tomando muy en cuenta todos los elementos que forman nuestra rica herencia cultural, cuyos lazos, estrechan las relaciones de una comunidad, y que le dan identidad y rostro propio, facilitando la proyección hacia un futuro común.

Fuente: lalineadefuego.info

.

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: