Presupuesto 2015 aumenta la dependencia y conculca derechos

1 diciembre, 2014

Muchos de los análisis en materia de la proforma presupuestaria para el año 2015, presentada por el ejecutivo y aprobada por la Asamblea Nacional, gira en torno al déficit fiscal, que claramente es alarmante, debido a que la propuesta enviada asciende a 36.317 millones de dólares,  con un déficit de 5.368 millones, a esto debe sumarse los compromisos ya adquiridos por el Gobierno por conceptos como venta anticipada de petróleo, amortizaciones entre otros que llega aproximadamente a 3.500 millones de dólares adicionales.

 Se calcula que la deuda total del Ecuador para el 2015 será de 8.806 millones de dólares, que está dividida en 1.606 millones de deuda interna, adquirida principalmente con el IESS y mediante bonos del Estado que han sido entregados a trabajadores; pero el principal endeudamiento es externo con organismos multilaterales de crédito como el Banco Mundial, el FMI, China  entre otros, a los cuales se deberá cancelar 7.200 millones.

Hay que añadir a este escenario, que se ha calculado el presupuesto con un precio del barril de petróleo $79,00USD, que según los capitostes de la “revolución ciudadana” es lo acertado, ya que durante el último semestre del 2014 el precio del crudo WTI (crudo de referencia para el Ecuador) ha sido de $89,00USD y a esto se le descuenta un castigo aproximado de $10,00USD por mala calidad del petróleo ecuatoriano, hasta allí el razonamiento está bien, pero en el contexto internacional todas las proyecciones determinan que el precio del petróleo sigue a la baja en el año venidero, es así que países como Venezuela y Rusia en sus proformas presupuestarias para el 2015 han calculado con un precio aproximado de $60,00USD por barril; según expertos petroleros de darse el escenario previsto por Venezuela y Rusia el déficit de Ecuador podría incrementarse en 2.280 millones de dólares adicionales.

La propaganda gubernamental busca lavar la cara de la deuda y del déficit, con la prédica de que “ahora el deuda es para inversión que beneficia a todos los ecuatorianos”; En este contexto hay que recordar que el Gobierno deberá buscar desesperadamente fuentes de dinero y tal como sucedió este año acudirá a los organismos multinacionales, FMI, Banco Mundial, China incrementado la dependencia económica de nuestro país hacia los países imperialistas; a cambio de su dinero exigen, ahora como toda la vida, la eliminación del subsidios que este Gobierno dócilmente lo está implementando.

En la proforma presupuestaria del 2015 ya se elimina el subsidio al transporte público urbano, se reduce el monto destinado a bono de la vivienda a 45,66 millones de dólares, el subsidio de transporte interprovincial 43,89 millones de dólares, se elimina completamente el subsidio a la energía eléctrica y se reduce el subsidio a los combustibles, estas medidas a más de ser la receta estándar de los países imperialistas, tienen un carácter inflacionario y su peso se lo pasa directamente a las capas media y baja de la sociedad.

Los Ecuatorianos en la Consulta Popular del 2006 aprobaron el plan Decenal que estableció el incremento anual del 0.5 % del Producto Interno Bruto (PIB) hasta llegar al menos  6% del PIB para educación; Han pasado ya 8 años y la meta del 6% del PIB para educación debería haberse cumplido. En el 2015 con un PIB proyectado de 108,6 mil millones de dólares la asignación para la educación inicial básica y bachillerato debería ser de 6.517,56 millones de dólares equivalente al 6% del PIB, sin embargo la Proforma del Ejecutivo no cumple con dicho mandato,  destinando apenas 4.267,43 millones de dólares que representan apenas el 3,9% del PIB.

De la misma manera se establece en la constitución que cada año se incrementará obligatoriamente en 0,5 %  del PIB el presupuesto de Salud hasta llegar al menos al 4% del PIB; Si  en el 2008 la asignación de salud llegaba 1,4% del PIB, luego de seis  años ya se debería haber  alcanzado la meta del 4%, es decir que para el 2015 con un PIB de 108.626 millones para salud el presupuesto debería ser de al menos 4.345,04 millones de dólares, equivalente al 4% del PIB, pero la proforma del ejecutivo asigna 3.519,88 millones que representa el 3,24% del PIB.

En materia de educación y salud este Gobierno incumple lo planteado en la Constitución, su deuda con estos sectores es de 3.075 millones de dólares; Hablando en dólares el Gobierno puede llenarse la boca diciendo “que es el que más dinero ha dedicado a educación y salud”, pero si lo comparamos con el PIB la proporción de recursos es similar que se destinaba en la “larga y triste noche neoliberal”; lo que si se incrementa con respecto al 2014 es 2 millones para seguridad del presidente y 10 millones para la Secretaría de Inteligencia, estas son las prioridades del régimen.

Fuente: ecuadorlibrered.tk

 

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: