Tribunal Internacional por los Derechos de la Naturaleza

5 diciembre, 2014

Los Derechos de la Naturaleza plantean un cambio civilizatorio que cuestiona las lógicas antropocéntricas dominantes, se evoluciona jurídicamente y se extienden merecidos derechos a la vida de la que todos y todas formamos parte, en el contexto de la crisis ambiental y climática más dura que haya vivido la humanidad. .

 En el 2008, el Ecuador se convirtió en el primer país en el mundo en reconocer a la Naturaleza como sujeto de derechos, garantizando así el mantenimiento y regeneración de sus ciclos vitales, estructura, funciones y procesos evolutivos. El 20 de abril del 2010, en Cochabamba- Bolivia, en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, se adoptó por más de 35.000 personas, la Declaración Universal de los Derechos de la Madre Tierra.

Esta Declaración plantea el derecho a la Naturaleza a existir y respetar su derecho a la regeneración y restauración integral.

Debido a que los gobiernos se desvían de su responsabilidad por garantizar el respeto a estos derechos, la sociedad civil global ha tomado el liderazgo para hacerlos realidad. Con esta finalidad se instaló el primer Tribunal Permanente por los Derechos de la Naturaleza y de la Madre Tierra el viernes 17 de enero del 2014 en Quito-Ecuador, presidido por la Dra. Vandana Shiva.

 El Tribunal promueve una nueva visión para vivir en armonía con la tierra a través del reconocimiento de los Derechos de la Naturaleza. Las sentencias llaman a la definición de nuevos modelos económicos, sistemas sociales y estructuras de gobernanza para crear un nuevo camino que reconozca la interdependencia de los humanos y los sistemas de la Tierra.

Durante este Tribunal, los importantes jueces provenientes de todas las esquinas del mundo, y con la autoridad ética que les caracteriza, admitió siete casos puntuales: la contaminación del caso Chevron-Texaco (Ecuador); el derrame de BP Deep Horizon (EE.UU.); el proyecto de extracción de petróleo Yasuní-ITT (Ecuador); la amenaza contra el Gran Arrecife de Corral debido a la minería de carbón (Australia); la minería metálica a cielo abierto en Cóndor Mirador (Ecuador); los casos de fractura hidráulica (EE.UU.), y el caso de la persecución contra los defensores de la Naturaleza (Ecuador).

Se admitieron además dos casos de escala global que representan violaciones sistémicas de los Derechos de la Madre Tierra: la amenaza de los organismos genéticamente modificados o transgénicos y el cambio climático.

A partir de este Tribunal semilla, se han desarrollado cuatro salas especiales alrededor del mundo en el 2014: dos relacionadas al caso Yasuní en Ecuador, una el 11 de abril presidida por Boaventura de Sousa Santos, la siguiente solicitada por la Comisión Especial del Yasuní el 15 de agosto del 2014 presidido por George Caffentzis; una por el caso Chevron y la industria de combustibles fósiles el 5 de octubre en San Francisco-EE.UU liderada por Anuradha Mittal; y una por el Arrecife de Corral el 15 de octubre en Australia liderada por Brendan Mackey.

Durante el primer Tribunal Permanente por los Derechos de la Naturaleza en enero del 2014 se estableció que el Tribunal se volvería a juntar en pleno en diciembre del 2014. Por esta razón, el Gran Hotel Bolívar en Lima-Perú será sede del segundo Tribunal Permanente por los Derechos de la Naturaleza, el mismo que se desarrollará el 5 y 6 de diciembre del 2014.

Tribunal Permanente de Derechos de la Naturaleza

Objetivo y jurisdicción del Tribunal

 El Tribunal se establece para promover el respeto universal y la garantía de los derechos establecidos en la Declaración Universal de los Derechos de la Madre Tierra, con el fin de promover una coexistencia armónica entre los seres humanos y el resto de seres de la naturaleza.[1] Tiene la jurisdicción de investigar y dictaminar cualquier violación seria de los derechos, o infracción de responsabilidades establecidas en la Declaración Universal de los Derechos de la Madre Tierra, sean estas cometidas por organizaciones internacionales, estados, personas jurídicas privadas o públicas o individuos.

Funciones del Tribunal

El Tribunal debe escuchar los casos de presuntas violaciones a los Derechos de la Naturaleza (incluyendo potenciales amenazas), inscritos en la Declaración Universal por los Derechos de la Madre Tierra con el fin de determinar si ha habido o no una violación, las causas y responsables de la violación y las medidas que se deben tomar para prevenir que se repitan esas violaciones así como las medidas para restaurar integralmente los daños a la naturaleza y a las comunidades afectadas; daños producidos o que puedan producirse como consecuencia de la violación o amenaza;

El Tribunal puede recomendar a las partes involucradas y participar en el asunto como mediador acerca de los procedimientos de justicia restaurativa y otros medios para llegar a acuerdos sobre medidas para prevenir las violaciones los Derechos de la Naturaleza inscritos en la Declaración Universal y para restaurar integralmente los daños producidos

El Tribunal debe emitir opiniones consultivas que para la aplicación de la Declaración Universal en casos particulares y promover la coexistencia armónica de los seres humanos con los demás seres de la naturaleza;

El Tribunal puede emitir medidas provisionales que se deben tomar para preservar los Derechos de la Naturaleza;

El Tribunal debe aceptar o rechazar casos y emitir sentencias sobre los casos tras la presentación de evidencias.

Debe publicar su trabajo, sentencias, fallos, opiniones consultivas, entre otros.

Fuente: therightsofnature.org

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: