El pensamiento unico

11 diciembre, 2014

Es práctica establecida, desde el régimen de la “Revolución Ciudadana”, endilgar al otro el ejercicio de sus propias aberraciones. El artículo del Director de El Telégrafo, diario “público”, bajo el título de “El pensamiento único ya nació en Ecuador”, lo corrobora.

Con el propósito de esclarecer conceptos y contrastar la realidad con la ficción, hacemos un breve análisis de sus contenidos:

1. Afirma el periodista que “los liberales de izquierda y de derecha ya no se censuran ni se disgregan, entre ellos hay un acuerdo poderoso”, etc. La verdad: La Conaie (la más vigorosa construcción de una conciencia revolucionaria), particularmente, pero también los movimientos sociales, los trabajadores organizados, la izquierda radical –cohesionados en la defensa de los derechos del pueblo y actores fundamentales de las últimas movilizaciones- discrepan profundamente del discurso de la derecha neoliberal, pues ésta apuesta al recambio en el poder, al que disputan para el manejo de la economía. (El periodista no se refiere a las categóricas declaraciones de la dirección de la CONAIE, sobre la incompatibilidad de su proyecto con los propósitos del señor Guillermo Lasso, el “legítimo contradictor” del Presidente Correa, de quien el mandatario afirmara que con él sí se puede debatir ideológicamente). Si coinciden en la oposición a la reelección indefinida (alternabilidad a la que se quiere desconocer, bajo argumentaciones sofísticas), difieren en los objetivos: la derecha neoliberal de Lasso y sus aliados, quienes quieren el poder para manejarlo desde un Estado desmantelado; la izquierda, porque aspira a que un cambio en favor de la democracia logre devolver los derechos a los trabajadores –hoy conculcados- y ampliarlo hacia la liberación de las fuerzas productivas desde el verdadero socialismo. Y porque sabe que la perennización del líder termina por corromperlo definitivamente. Coinciden –qué se puede hacer, ni porqué impedirlo- que primero se escuche la voz del pueblo respecto a la pertinencia de que se exprese en las urnas sobre su validez o no.

2. “Ahora tenemos pensamiento único” es otra perla del periodista (en la que alude a la supuesta coincidencia de la derecha y la izquierda). Pero acierta el Director en cuanto se pretende la implantación de un pensamiento único, aquel que se imparte desde Carondelet. Desde las órdenes del líder se acatan sus directivas (recuérdese a las asambleístas que osaron contradecir los dictados provenientes de la doctrina de la jerarquía eclesiástica, sobre el aborto y que sufrieron castigo, el castigo del silencio desde los espacios de la Asamblea Nacional, elegidas por el pueblo. Silencio que recuerda los votos a que se somete a las novicias en los espacios de la fe. Desde las órdenes del jefe se remueven jueces, se castiga a aquellos que osan declarar inocentes a los perseguidos desde el pensamiento oficial, el pensamiento único. Desde los deseos del caudillo se cambian las reglas del juego, tornándolas ad hoc para favorecer a los escogidos por el régimen en los concursos para acceder a los organismos judiciales y de las otras funciones del Estado, supuestamente soberanas).

3. El pensamiento único de Carondelet es compartido (aparte, claro está, de la disputa por el poder político) por la derecha neoliberal, la que aplaude el convenio comercial del Estado ecuatoriano con la UE. (Véase carta de felicitación del banquero del opus dei, señor Lasso, por la firma del tratado asimétrico y neocolonial). Derecha en oposición que no se opone al Código Orgánico Integral Penal, recurso que asegura el fortalecimiento del capitalismo (dependiente y entregado a las transnacionales voraces de materias primas), y que persigue sin concesiones a los defensores de los territorios afectados, en ese proceso de desposesión diseñado desde el Consenso de Washington. ¿Cuándo, esa derecha, aquélla de la “larga noche neoliberal”, censura, desde los medios, esas medidas asumidas por el gobierno de AP, legitimando la violencia estatal? ¿Alzó la voz, el señor Lasso y sus afines socialcristianos, Sociedad Patriótica, Madera de Guerrero, para demandar esclarecimiento por el asesinato de José Tendetza, defensor del territorio de su pueblo, afectado por la explotación minera de una empresa china? La derecha de la oposición no discute las políticas del gobierno de la RC orientadas al fortalecimiento de la banca y de las grandes empresas monopólicas, no discrepa de las medidas represivas contra el pueblo que reclama sus derechos; coincide –y ella misma es la inspiradora- del incremento de las penas para los delitos, como filosofía de resolución para los graves problemas sociales; del incremento de cárceles y de su “modernización”; de la proliferación de los súper mercados y la estimulación del consumo –entendido éste como el buen vivir, aunque se lo combata en la teoría- Aplaude la disciplina implantada en el sistema educativo, la obediencia como garantía para el éxito del proyecto pos neoliberal, cuya verdadera naturaleza es el fortalecimiento del Estado, no para liberarse de la pesadilla del neoliberalismo expresado en la prevalencia del mercado. Sí para devolverle su vigencia desde las instituciones del Estado, vigencia y fortalecimiento que le es funcional tras el fracaso de las viejas tácticas rechazadas por los pueblos. Todo, en acatamiento de las disposiciones del Banco Mundial, que, desde la comprobación del fracaso de su táctica desmanteladora del Estado, ahora ordenó una reformulación estratégica: devolver al Estado su vigencia, fortalecerlo, no para la estatización de las empresas y al servicio de la sociedad. Al contrario, para privatizar lo estatal, vía concesiones de inmensos espacios territoriales y perfeccionar la acumulación capitalista. El pensamiento único está orientado a los fines estratégicos del capitalismo, aunque difieran, los protagonistas, en sus tácticas y en el derecho que se otorgan para el recambio en el poder que maneje esas políticas neoliberales, diseñadas desde los propósitos globalizadores de las grandes transnacionales imperialistas y hegemónicas.

4. En cuanto a la supuesta uniformidad de las propuestas de la izquierda “liberal” y la derecha ídem en torno a la Constitución de Montecristi, es bueno hacerle notar al periodista que su voz –la de la izquierda- es variopinta: Sectores que plantean reformarla, otros que proponen desmontarla y, vía asamblea constituyente, elaborar una nueva; finalmente aquéllos que, pese a sus serios defectos relacionados con el hiperpresidencialismo –que no es una entelequia sino una realidad tangible, centralizadora de todo el manejo social- plantean mantenerla intocada.

5. Es importante, finalmente, destacar la perversidad del discurso de izquierda, de la invocación al Che y a Salvador Allende, mientras se utilizan métodos conservadores, se conculcan los derechos laborales, se niega el derecho de huelga, sobre todo a los gremios de trabajadores del Estado, se criminaliza todo, se ataca al laicismo, se gobierna desde los principios de la doctrina social de la iglesia, doctrina diseñada por la jerarquía vaticana, contrarrevolucionaria y aliada del poder económico mundial. Se habla, aún, del Socialismo del Siglo XXI, mientras se pone freno a toda transformación profunda del sistema capitalista, y por el contrario, se lo fortalece con enunciados vacíos referidos al cambio de matriz productiva, mientras se facilita la penetración imperial, vía concesiones mineras a las grandes transnacionales, despojando de sus heredades a los pueblos ancestrales, a los cultivadores de la tierra, atentando, además, a los derechos de la Naturaleza, consagrados en la propia Carta Magna de 2008.

Autor: Jaime Muñoz Mantilla

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: