Jose Tendetza: asesinado por la maquina capitalista-extractivista

16 diciembre, 2014

El miércoles 3 de diciembre del 2014, José Tendetza, dirigente de la comunidad Shuar de Yanua (Cantón el Pangui, Provincia de Zamora-Chinchipe, Ecuador), y fiero oponente a la industria minera a gran escala, fue encontrado muerto en un afluente del río Zamora.

José permanecío desaparecido cinco días, pero una vez encontrado, la policía se apresuró a enterrar su cuerpo, el cual habría sido entregado por unos empleados de la mina Mirador (proyecto en proceso de explotación por la empresa china ECSA). Un entierro sin una autopsia previa. Para reconocer el cuerpo, un miembro de su familia solo tuvo derecho a una fotografía del difunto, en la cual aparecía amarrado con una cuerda color azul.

La empresa ECSA (Ecuacorriente, filial de las sociedades chinas Tongling y China Railways), inició una acción judicial contra José Tendetza, en noviembre del 2013, después que el líder indígena rechazara ser expropiado de su territorio. Así mismo, José fue objeto de varias amenazas. En el momento de su desaparición, se dirigía a una reunión de la Asociación Shuar de Bomboiza, para tratar problemas relacionados a las actividades de la empresa minera en la región.

Los autores físicos y morales del crimen hasta el momento son desconocidos, sin embargo, y tomando en cuenta la cantidad de asesinatos a líderes, militantes, sindicalistas y campesinos en América Latina, es probable que la muerte de José Tendetza tenga relación con sus actividades militantes. Querían impedirle que llegara a la reunión en Bomboiza, y luego que viajara a Perú (Lima), para denunciar ante el Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza los perjuicios de la explotación minera?, -la cual era su intención-. Está relacionado este asesinato con la expansión de la frontera extractiva en la Cordillera del Cóndor (Amazonía ecuatoriana)?

Si este fuera el caso, entonces José Tendetza sería uno más en la larga lista de asesinados que se opusieron al extractivismo en todas sus formas: en noviembre del 2013, Freddy Taish, Shuar de la comunidad de San José de Piunts fue abatido por la armada ecuatoriana; en el norte del Perú (Cajamarca), la represión de la lucha contra el proyecto minero Conga ya ha dejado más de cinco muertos ; en 2005, 32 personas fueron torturadas por los empleados de la empresa minera Monterrico Metals, en Ayabaca (Provincia de Piura, Perú) ; en México y Colombia, los muertos son tantos que ya no se puede mantener al día la lista macabra de asesinatos. Según un reporte publicado por la ONG Global Witness, al menos 908 “defensores de la tierra y el ambiente” han sido asesinados entre el 2002 y el 2013 en el mundo, de los cuales por los menos 760 son de América Latina, tomando en cuenta que estas cifras solo contabilizan los casos más conocidos. En Francia, el 26 de octubre de este año, Rémi Fraisse murió por una granada lanzada por un gendarme mientras protestaba contra la construcción de una represa en Sivens (Tarn), proyecto igualmente “inútil” (salvo para quienes se benefician) y devastador como lo son las minas en la Cordillera del Cóndor.

Aquí y allá, la máquina capitalista-extractivista devasta los territorios y mata a sus habitantes.

En varios casos, demasiado a menudo, lejos de ser fortuita, esta violencia es calculada. Es una estrategia empleada para asegurar de mejor manera la extensión del capitalismo y de su inmundo retoño, el extractivismo, ambos respaldados por los Estados, sus socios abnegados.

Reclamamos que salga a la luz la causa del asesinato de José Tendetza y reiteramos nuestra solidaridad, más allá de las fronteras, a todos aquellos que se levantan en contra de estos proyectos mortíferos, hasta el punto de arriesgar su vida.

Nuestra solidaridad con la familia, los amigos y conocidos de José.

¡Ni perdón, ni olvido!

Fuente: www.rebelion.org

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: