2015: un año para la afirmación del proyecto popular

16 enero, 2015

Ecuatorianos en Espana: Un grito de fiesta desde la ciudad de las palmeras

No es el sufrimiento, sino la esperanza de cosas mejores lo que incita las rebeliones.
Eric Hoffer.

Apenas las últimas flamas del 2014 terminaban de extinguirse, las chispas de lo que será un agitado 2015 comenzaron a brotar. Este será un año de campaña electoral, pero también de problemas económicos serios, tanto en lo fiscal como en lo macroeconómico, lo cual parece mostrar un tablero nada fácil para el régimen de la revolución ciudadana.

Al culminar el 2014 se mostraron resultados de encuestas que marcaban un elevado nivel de aceptación a la gestión del Presidente, como ha ocurrido en todos estos años. Lo nuevo, sin embargo, era que cuando se les preguntaba a los encuestados cómo ven la situación para el próximo año, se expresaba un pesimismo marcado. Para la gente que ha estado acostumbrada a una política clientelar, que, en campaña sobre todo, espera renovar su voto de confianza sobre la base de pisar obras físicas, de tener más servicios en sus hogares, o más dinero en su billetera, el sueño ecuatoriano que intente venderse por todos los medios y en todas las formas, sin nada de esto, simplemente dejará de tener valor. Es el doble filo del arma que maneja el populismo.

Pero el otro aspecto trascendente al iniciar el 2015 es el elevado estado de ánimo de los sectores populares organizados, de trabajadores, campesinos, estudiantes, comerciantes minoristas, etc., que culminaron el 2014 con multitudinarias movilizaciones, y dejando claro que en el Ecuador se ha iniciado el declive del correísmo, que el miedo ha cedido, que un proyecto popular, unitario, democrático y revolucionario está vigente.

El 2014 cerró con un endurecimiento de las presiones sobre los hogares de los y las trabajadoras, pues con la aprobación de la Ley Orgánica de Incentivos a la Producción y Prevención del Fraude Fiscal, se cargó con impuestos desmedidos y absurdos a los ecuatorianos, como aquel aplicado a quienes compren cocinas a gas; mientras que a los empresarios y a las trasnacionales se les hizo un millonario regalo al exonerarlos del pago de impuestos. Los derechos de los trabajadores siguen siendo el blanco a ser atacado por un gobierno desesperado por atraer la inversión, pues tiene una balanza de pagos alarmantemente deficitaria, un pecio del petróleo en franca caída, así como los precios de los denominados commodities, un dólar devaluado frente al euro, y procesos devaluatorios en los países vecinos.

Además, el incidente creado con la decisión de quitarle la sede a la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE), le trae altos costos en lo político al gobierno, pues gran parte de la izquierdería internacional, que hasta ahora ha apoyado fervientemente a la revolución ciudadana, ahora se muestra contrariada, decepcionada y hasta indignada. Basta con poner como ejemplo la adhesión a los indígenas que ha expresado el asilado político del gobierno en Londres, Julián Assange.

El gran valor simbólico que está adquiriendo la casa de la CONAIE va a generar una movilización unitaria y masiva, pues es un episodio más de combate al autoritarismo, y una muestra más de que en el Ecuador se está imponiendo un Estado totalitario. Es una oportunidad para consolidar los procesos unitarios que han venido forjándose en estos años.

Otro hecho trascendente marcará también este año: las actividades, después de un extenso feriado, se iniciaron con la celebración del día del periodismo, el pasado 5 de enero, en un escenario difícil para quienes se niegan a callar. Y en este mismo mes OPCIÓN celebrará su aniversario número catorce, e ingresa a la senda del año 15; un acontecimiento que tiene elevada significación, pues este proyecto alternativo, que nació de comunicadores e intelectuales de izquierda, atado a los intereses de las organizaciones populares, a los trabajadores, pueblos y nacionalidades, se ha consolidado, ha adquirido madurez y tiene ganado un lugar importante en la vida política, cultural y social del Ecuador.

Iniciamos este año con optimismo, con el compromiso de jamás arriar nuestras banderas, de no claudicar en nuestros principios, de seguir registrando con valentía y frontalidad la verdad de los pueblos. ¡FELIZ 2015!

Fuente: nodo50.org

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: