8 años de revolución ciudadana: 8 años difíciles para la juventud

19 enero, 2015

Por: Comité Nacional de la Juventud Revolucionaria del Ecuador

Hoy se cumplen 8 años de correísmo, ocho años de un proyecto político que bajo el lema de “revolución ciudadana” ha recortado derechos y ha profundizado el desarrollo y modernización del capitalismo.

La Juventud Revolucionaria del Ecuador JRE denuncia que, en estos 8 años de gobierno de Rafael Correa, los jóvenes hemos sido uno de los sectores sociales más perjudicados ante la falta de políticas públicas y por la aplicación de reformas y decisiones gubernamentales que gravemente nos han afectado.

En materia educativa, pese a que el gobierno se vanaglorie de una mayor inversión en este sector en comparación con los anteriores regímenes gubernamentales, la realidad es que no se destina el presupuesto correspondiente que la Constitución de la República dictamina (6% del PIB). Existe una deuda de 2250 millones de dólares, se nos pretende vender la idea que “La educación ya es de todos” pero con el actual Sistema Nacional de Nivelación y Admisión para la educación superior estamos bien lejos, pues después de tres años de aplicación son casi medio millón de bachilleres que no han logrado ingresar a la universidad.

Esta compleja situación junto a una política improvisada por parte del Ministerio de Educación en temas como el Bachillerato General Unificado, la evaluación y la sectorización que se las aplican sin previa socialización y capacitación genera son serios problemas en el sistema educativo y construye estudiantes como futura mano de obra barata.

Uno de los grandes problemas que hoy padecemos los jóvenes es el acceso al empleo con un salario digno, tras el sueño frustrado de miles de bachilleres de no poder ingresar a las universidades, muchos de ellos han acudido en busca de trabajo, pero cada vez se torna más complicado ya que no hay espacios para bachilleres sin mayor preparación y los existentes son con salarios denigrantes, el gobierno no ha logrado implementar políticas que incentiven la incorporación de la juventud a la producción, el programa “mi primer empleo” tras seis años de aplicación en el 2012 registró que apenas 12 mil jóvenes se han beneficiado.

Sin acceso a educación superior ni a un empleo digno el presente y futuro de la juventud es bastante incierto.

Además, en estos últimos ocho años el gobierno no ha logrado atender y peor solucionar problemas que se agudizan en este último periodo y son fenómenos sociales viejos, que el gobierno no lo ha sabido enfrentar de manera integral y con una política de prevención como: el incremento de la tasa de embarazos en adolescentes y el alto consumo y venta de drogas, principalmente entre los estudiantes.

El Ecuador es el tercer país en Latinoamérica con alto índice de embarazos en adolescentes, el promedio regional es del 17% pero en nuestro país está en 22%, en la última década el embarazo de adolescentes ha crecido en un 74% y según el INEC 2 de cada 10 partos son de mujeres entre 12 a 19 años y 5 de cada 10 adolescentes son padres, frente a esta cruda realidad el gobierno poco o nada ha hecho. Hace pocos meses se implementó la Estrategia Intersectorial de Planificación Familiar y Prevención del Embarazo en Adolescentes (ENIPLA) ubicando al frente de la misma a una persona caracterizada por su pensamiento conservador y sin mayor participación de la realidad y la actividad que vive la juventud.

Con respecto al consumo y venta de drogas se pretende solucionar con más policías, operativos sorpresa en los planteles educativos y con cámaras de vigilancia, es decir, estigmatizando al conjunto del estudiantado con una visión represiva sin implementar políticas de prevención.

La ausencia de políticas para los jóvenes es evidente, no basta con decir demagógicamente que este es un gobierno para la juventud y que las principales autoridades de la Asamblea Nacional sean relativamente jóvenes, cuando esta misma institución desde el 2012 no ha convocado a segundo debate de la Ley Orgánica de la Juventud, instrumento jurídico indispensable para este sector.

Finalmente denunciamos la falta de participación de los jóvenes y sus organizaciones en la toma de decisiones del Estado, más aun cuando el 60% de la población somos menores de 30 años y la misma Constitución de la República nos cataloga como un sector estratégico, el Gobierno de Rafael Correa en lugar de fomentarla organización y participación juvenil coarta el funcionamiento de sus organizaciones naturales como los consejos estudiantiles y aplica un política corporativista y clientelar alrededor de otras organizaciones.

8 años de revolución ciudadana han significado ocho años difíciles para los jóvenes del Ecuador, invitamos a la juventud ecuatoriana a fortalecer nuestros espacios organizativos en nuestros barrios, lugares de estudio o trabajo, a hacer respetar nuestros derechos y a conquistar nuevas reivindicaciones.

Queremos un Ecuador en el que los jóvenes seamos verdaderamente hacedores de nuestro destino y no simples marionetas para fortalecer la demagogia gubernamental.

Fuente: ecuadorlibrered.tk

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: