Ecuador: Secuestro, retención forzada o qué mismo?

28 enero, 2015

Por: Ramiro García Falconí

Las declaraciones emitidas por el Gral. Ernesto González, ex Jefe del Comando Conjunto de las FFAA, a propósito de la publicación de su libro “Testimonio de un Comandante”, en el que relata varios episodios ocurridos el 30 de septiembre de 2010, cuando se produjo la revuelta policial con los resultados que son de dominio público, han provocado enorme revuelo tanto a nivel de medios, como de redes sociales, sin contar con la reacción del propio presidente Correa, quien acusó al general de “no saber manejar el idioma”.

Todo este embrollo por una sola frase dicha por el General González, en una entrevista en Radio Visión con Diego Oquendo el 12 de enero de 2015, en la que señaló expresamente: “Yo diría que el presidente estuvo retenido, no estuvo secuestrado en el concepto total de la palabra…”.

http://www.ivoox.com/gral-ernesto-gonzalez-villarreal-12-enero-2015-audios-mp3_rf_3941371_1.html

Es decir, el hoy famoso general, hizo una diferenciación entre dos categorías, retenido y secuestrado, lo cual desató la indignación de las huestes oficialistas que no dudaron en calificar estas afirmaciones como “novela de ficción” (José Serrano, Ministro del Interior) o peor aún de “infamia” (Javier Ponce, actual Ministro de Agricultura y Ministro de Defensa cuando se produjo el 30S). El Presidente en una actitud conciliadora con las FFAA calificó a estas declaraciones de “objetivas” y justificó lo dicho por el general de marras en su escaso dominio del idioma.

He leído el libro y realmente es poco lo que puede clarificar el general en su texto, concuerdo con el presidente en que el lenguaje no es el punto fuerte del autor y que parece haber sido escrito a bayonetazos. Sin embargo, debe reconocerse el mérito de haber puesto en el tapete de discusión un tema, que el oficialismo lo había guardado dentro del un arca sagrada, cual si se tratase de la verdad revelada o el texto escrito en piedra por un dios con su dedo. Estuvo o no secuestrado el presidente Correa el 30S? Ríos de tinta se han derramado alrededor de tema tan importante. Desde los que acusaron al presidente de cuanto delito contra del derecho internacional humanitario a uno pudiera ocurrírsele, hasta aquellos que ven en los medios y la vieja partidocracia, la causa de todos los acontecimientos ocurridos en ese aciago día. Como el debate político sobre el tema, ha sido tan fecundo cuantitativamente y tan pobre cualitativamente, de lado y lado, creo que es hora de hacer un análisis jurídico del asunto, desprovisto en cuanto fuera posible, de todo elemento que se encuentre fuera del derecho. Este ejercicio kelseniano, debe por tanto prescindir de cualquier otra consideración que no sean las estrictamente jurídicas.

Lo primero que debemos preguntarnos es cuál fue la legislación vigente al 30S y aplicable para el evento. Para el efecto debe recordarse que a la fecha, se encontraba vigente el anterior Código Penal que no contemplaba el secuestro simple, dentro de su catálogo de delitos, a diferencia del COIP que actualmente sí lo hace. Es decir, la legislación sobre el secuestro cambió ostensiblemente. Al 30S, además del rapto (privación de libertad con fines sexuales), se tipificaba solamente el secuestro extorsivo (privación de libertad con condición de pago o beneficio, para liberación de la víctima). De hecho el artículo 188 del Código Penal vigente al 30S señalaba lo siguiente respeto del plagio (secuestro extorsivo):

“Art. 188.- El delito del plagio se comete apoderándose de otra persona por medio del violencias, amenazas, seducción o engaño, sea para venderla o ponerla contra su voluntad al servicio de otra, o para obtener cualquier otra utilidad, o para obligarla a pagar rescate o entregar una cosa mueble, o extender, entregar o firmar un documento que surta o pueda surtir efectos jurídicos, o para obligarla a que haga u omita hacer algo, o para obligarla a que haga u omita hacer algo, o para obligar a un tercero a que ejecute uno de los actos indicados tendiente a la liberación del plagiado.”

Puede verse claramente que la privación de libertad propia del plagio, iba secundada por la condición de pago o acción para la liberación de la víctima. No existía al 30S la figura del secuestro simple, esto es la “retención” en contra de la voluntad de la víctima. Este tipo penal recién se incorpora cuatro años después, con la inclusión en el COIP del artículo 161 que dice:

“Art. 161.- La persona que prive de la libertad, retenga, oculte, arrebate o traslade a lugar distinto a una o más personas, en contra de su voluntad, será sancionada con pena privativa de la libertad de cinco a siete años”

Como puede verse, recién a partir de agosto de 2014 en que comienza a surtir efecto el COIP puede asimilarse “retención forzada” con “secuestro”. Esto implica que el considerar que retención y secuestro son palabras sinónimas, resulta aplicable solo a partir de agosto de 2014 en que entró en vigencia el COIP y no cuatro años antes cuando se produjo el 30S.

En síntesis, al 30S no había ningún tipo penal, menos todavía el de secuestro, que pueda definirse como “retención en contra de la voluntad de la víctima”. Recién a partir del 10 de agosto de 2014 entra en plena vigencia el artículo 161 actual. Esto explica por ejemplo, por qué no pudo procesarse penalmente a los propietarios y administradores de centros de desintoxicación o deshomosexualización que retenían a sus pacientes en contra de su voluntad, pero no exigían pago o acción alguna para su liberación.

Pero el tema va más allá. El que el presidente diga que estuvo secuestrado o que el General González afirme que no, no puede en forma alguna determinar nuestra posición, salvo que recurramos a la falacia ad hominem o argumento de autoridad. Es decir, considerar que algo es verdad o mentira, porque alguien lo haya afirmado o negado. Está claro que al 30S no existía la figura del secuestro como “retención contra la voluntad de la víctima”, pero que tal si hiciéramos el ejercicio mental de que sí? Cuál sería la situación jurídica si al 30S hubiera estado vigente el actual artículo 161 del COIP?

Hagamos este ejercicio jurídico y saquen ustedes sus conclusiones:

El tipo penal contenido en el artículo 161 contiene los siguientes elementos:

Sujeto Activo: La persona que…

La pregunta de entrada es quien retuvo al Presidente Correa dentro del Hospital? El Director del mismo, Crnel César Carrión fue procesado por esto y absuelto del cargo de secuestro. Si no fue él, entonces quien?

Verbos Rectores: Privar de la libertad, retener, ocultar, arrebatar o trasladar.

Si bien el peligro para su vida e integridad física en las afueras del Hospital de la Policía era evidente, podemos decir que el presidente Correa, rodeado de varios de sus amigos y cuerpo de seguridad, dando cada tanto ruedas de prensa y de acuerdo al Gral. González, disponiendo el operativo que permitiría su salida se encontraba privado de libertad?

Podemos decir que alguien dentro del Hospital realizó una acción que pueda definirse como retención al presidente Correa en contra de su voluntad? Si es así cual fue esta acción? De hecho se le acusó al Crnel. Carrión de poner candado en la puerta y no permitir la entrada del Presidente, jamás de no haber permitido su salida, es decir de haberle retenido en contra de su voluntad en el Hospital.

Si fuera de mi casa se produce una pelea entre pandillas, obviamente mi vida e integridad física correrían peligro si decido salir, pero una vez que la policía controla la situación, podría decir que estuve secuestrado por los pandilleros?

Puede decirse que el presidente Correa fue trasladado al Hospital de la Policía en contra de su voluntad, cuando fue evidente que ingresó por sus propios medios, asistido de un asesor?

De las imágenes mostradas, el ingreso o la salida del presidente Correa al Hospital de la Policía fueron forzadas o voluntarias? Pues el tipo penal requiere del elemento subjetivo “en contra de su voluntad” para configurarse. No puede negarse el clima de violencia que se vivía afuera de las instalaciones, ni los disparos realizados al auto del presidente. Esto es materia de otros delitos como tentativa de Magnicidio, para nombrar solamente uno, sin embargo al referirnos al supuesto “secuestro” del que dice haber sido víctima, debemos responder las preguntas planteadas, antes de suscribirnos a una posición u otra.

 Fuente: ecuadorlibrered.tk

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: