Ya sé que no aplauden!

9 febrero, 2015

Por: Marcelo Rivera

A propósito de la primera Asamblea Nacional de la Red de Maestros y Maestras del Ecuador por la Revolución Educativa.

36 minutos de discurso utilizó el Presidente de la República Rafael Correa para dirigirse a cerca de 15 mil maestros y maestras que asistieron a la primera Asamblea Nacional de la Red de Maestros, organización controlada y financiada por el movimiento Alianza País.

Según declaraciones del profesor Wilmer Santa Cruz, coordinador nacional de la red al diario oficialista “El Telégrafo” el día anterior al evento, esperaban contar con más de 28 mil docentes de todo el país, sin embargo, llegaron menos de la mitad de lo esperado , las cifras más optimistas hablan de 15 mil maestros congregados.

El discurso presidencial giró alrededor de los avances del gobierno en materia educativa: el programa de desarrollo infantil creciendo con nuestros hijos – CNH, el centro infantil del buen vivir CIBV, las 55 Unidades Educativas del Milenio, el bachillerato general unificado etc, pero mientras el presidente Correa hacía grandes esfuerzos discursivos para arrancar efusivos aplausos de los maestros presentes, solo la primera fila ocupada por funcionarios públicos batían palmas, el auditorio entero se ocupaba de otras actividades: conversar, tomar fotos, chatear, y otros tantos aburridos dormían en las incomodas sillas de plástico.

En varias ocasiones el presidente hacía pausas en su oratoria esperando ovaciones, pero la respuesta era penosa; en ese momento me vino a la memoria el papelón de su homólogo mexicano Peña Nieto, quien en una intervención pública reclamó molesto: “ya sé que no aplauden”, frase que desató una infinidad de memes y burlas.

El estado ánimo de la mayoría de los maestros asistentes a esta asamblea, es resultado de una serie de factores, que nuestro juicio, inciden en el comportamiento indiferente de los docentes.

Para empezar, si bien el sueldo de los maestros mejoró en los primeros años del correísmo, el sueldo se encuentra congelado hace 5 años, por otro lado, las condiciones del trabajo docente son de explotación, el maestro está obligado a impartir sus clases en aulas abarrotadas por más de 50 estudiantes, las escuelas y colegios ya no tienen conserjes o personal de limpieza, actividad que es realizada por los propios educadores; después de varias exigencias, reclamos y consultas jurídicas, se rebajó 30 minutos a la hora de salida de la institución; sin explicación legal, el maestro era obligado a quedarse hasta las 3 y media de la tarde, además, por todos es conocido el sistema de vigilancia y persecución que se ha instalado en las instituciones educativas, donde todos los maestros están obligados a seguir las orientaciones de los funcionarios estatales, quienes cometen toda clase de abusos amparados en el discurso de la “excelencia académica y la aplicación de la ley”.

No me detendré a analizar los mecanismos coercitivos que el Ministerio de Educación utilizó para obligar a los maestros a asistir a este encuentro, desde mi perspectiva, lo más importante es reconocer que hay una inconformidad generalizada en todos los estratos de la sociedad, como consecuencia de las políticas derechistas aplicadas por el régimen: más impuestos, elevación del precio del gas, recortes presupuestarios, autoritarismo, corrupción etc.

Este evento una vez más evidenció la desesperación del gobierno por construir una base social organizada que defienda su proyecto, varias veces el presidente remarcó su nuevo eslogan de campaña: “somos más… muchísimos más”, y es cierto, cada vez son más, muchísimos más quienes ya no le creen al presidente.

Fuente: ecuadorlibrered.tk

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: