El Ecuador ya cambío: de la Justicia Febres-Borjista a la Correista

11 febrero, 2015

Por Lcdo. Francisco Escandón Guevara.

El telón de fondo discursivocon el que los propagandistas del gobierno diseñaron el octavo aniversario de la autodenominada Revolución Ciudadana, proclamó la consigna que ElEcuadoryaCambió. Considero que tal enunciado es cierto, en cuanto ese cambio se relacionaa la emersión de un nuevo dueño del país.

A continuación algunos argumentos que demuestran nuestra aseveración.

La afamada frase del otrora amo de la Patria, León Febres Cordero, “lo perseguiré como perro con hambre”; aplica al acoso judicial que su majestad presidencial, neopatrón de la justicia ecuatoriana, desarrolla contra Mery Zamora.

La maestra y dirigente política logró el archivo de la sentencia acusatoria del delito de rebelión y sabotaje, por los acontecimientos del 30S, emitido por la mismísima Corte Nacional de Justicia luego de un dilatado proceso inquisidor que pretendió criminalizar la lucha social.

Esa noticia acogida con júbilo por la opinión pública nacional que exigió la independencia judicial con respecto al gobierno, hoy inauditamente pretende serrevertida por una acción extraordinaria de protección presentada por Galo Chiriboga, Fiscal General de la Nación; de tal manera que el juicio contra Mery Zamora continúe en cualquiera de las instancias de la justicia. Es decir, el nuevo dueño del país continuará su persecución al estilo del difunto ex presidente Febres Cordero¡como perro con hambre!
Sorprende además las reiteradas violaciones a los derechos humanos, al punto que se acaba de inaugurar las presentaciones de recursos extraordinarios de protección interpuestos por el Estado contra l@sciudadan@s, cuando el espíritu original de la Constitución aprobada en Consulta Popular en el año 2008 fueexactamente lo contrario.

Si la Corte Cervecera, también conocida como Corte Constitucional, regente de las mal llamadas enmiendas constitucionales del interés correísta; llega a emitir el fallo de que se han vulnerado derechos con la admisión de la casación (inocencia) a favor de la maestra Mery Zamora, no sería más que la confirmación de una conjetura nacional que no se trata de un organismo independiente del Estado, sino de un Ministerio Constitucional de Carondelet sometidos a las órdenes de la majestad presidencial.

No deberíaolvidar el jefe de Estado y sus subordinados aquel célebre adagio popular “no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista”; pues todo excepto el cambio y el movimiento son eternos. Más temprano que tarde su prepotencia y autoritarismo serán juzgados por el pueblo.

¡Ni más, ni menos! El Ecuador ya cambió: de la justicia febres-borjista a la correísta.

 

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: