Los focos ladrones

19 febrero, 2015

Imagen Video Ecuador: Entrevista a Ramiro Vinueza hermano detenido combatientes populares

Por: Ramiro Vinueza

El título de esta nota hace mención a la época neoliberal en la que el país y el pueblo estaban sujetos a las odiosas cartas de intención impuestas por el Fondo Monetario Internacional, que significaban entre otros aspectos la congelación de los salarios, la elevación del precio de la gasolina, la elevación de los pasajes, del precio del gas doméstico y de las constantes alzas de las tarifas eléctricas, elevando el costo de la vida a los ecuatorianos.

En rechazo a la elevación de las tarifas eléctricas, los pobladores de los barrios pobres, principalmente de la ciudad de Guayaquil, realizaron varias marchas callejeras, encabezadas por personas que portaban un gran foco construido de diversos materiales al que denominaron el “foco ladrón”, con el cual simbolizaban el permanente atraco al bolsillo popular afectado por las sucesivas elevaciones de las tarifas eléctricas.

Al inicio del actual gobierno se estableció la tarifa eléctrica de la dignidad, que significa que el Estado entrega un subsidio a los usuarios residenciales que en las regiones Costa, Oriente y Galápagos consuman menos de 130 Kw/h al mes y 110 Kw/ h al mes en la región Sierra, a un costo de 0,04 centavos de dólar por Kwh y 0,70 por comercialización. El subsidio representa 40 millones de dólares al año.

Enseguida, desde el año 2008 el gobierno ecuatoriano implementó un plan de ahorro de energía que consistió en la sustitución de los focos incandescentes por los llamados “focos ahorradores”, que se distribuyeron gratuitamente en buena parte de los hogares del país.

El plan tenía como objetivo distribuir alrededor de 16 millones de estos artefactos. En los primeros meses del año 2014, una nueva remesa de 800 mil focos fueron distribuidos por brigadistas de la Corporación Nacional de Electricidad (Cnel), principalmente en los barrios populares de Guayaquil, a razón de 4 focos por vivienda.

La campaña se denominó “Cámbiate a focos ahorradores” con la idea de fomentar la conciencia de ahorro de energía, pues estos focos permitirían un ahorro de 50 kilovatios al mes, generando a su vez un beneficio para los gastos de los hogares y evitando que miles de toneladas de CO2 contaminen el ambiente

El 9 de junio del 2010 el gobierno de Correa firmó un contrato con el Deutsche Bank de Londres que implica para el Ecuador la reducción de aproximadamente 432 mil toneladas de CO2 por año, por lo que el país recibiría por el lapso de 10 años cerca de 4 000 000 de dólares anuales que equivalen al mismo número de certificados de reducción de emisiones (1 CER = 1 tonelada), lo cual además de pagar por completo la actual inversión del país en los focos ahorradores, financiaba una nueva compra, así como los costos de distribución, monitoreo y administración del programa.

Este plan, considerado innovador y experimental, fue contemplado en el marco del cambio de matriz energética del país, y buscaba el ahorro de energía, evitar la emisión de CO2 al ambiente y beneficiar a los sectores más vulnerables, como ha insistido el gobierno. Los focos ahorradores entregados gratuitamente -según los voceros del gobierno – son confiables y seguros para la salud humana y el ambiente, consumen menos energía, duran más e iluminan lo mismo o mejor que los viejos focos.

Sin embargo, estas lámparas fluorescentes compactas o focos ahorradores están siendo cuestionados, primero porque para su producción hay alto gasto en materia prima y energía; segundo, su duración o vida útil depende de varias condiciones como la posición del foco, la temperatura del medio ambiente, el tiempo necesario para su óptimo rendimiento, la frecuencia de encendido y apagado, entre otras.

Otra cosa que no nos dijeron es que estos focos están compuestos de materiales altamente tóxicos, uno de ellos es el mercurio, muy peligroso para la salud de los seres humanos y el medio ambiente, sobre todo cuando se convierten en desechos y millones de estos van a los basureros públicos sin el tratamiento previo especializado que requiere la manipulación de tales focos.

Fuentes: nodo50.org

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: