Doblemente explotadas, Doblemente revolucionarias

9 marzo, 2015

Imagen-Ecuador: Pueblo Salasaka presento modelaje ancestral

Por Patricia Huiracocha.

El 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, conmemoramos la participación activa y creativa de la mujer dentro de la historia de la humanidad y de nuestra Patria, conmemoramos la fuerza inquebrantable de la mujer en las luchas, protestas y acciones diversas en defensa de sus derechos y el de los pueblos, En este día se recuerdan hechos que recogen hitos a lo largo de los siglos, tales como: – La participación femenina durante la Revolución Francesa en 1789; – La masacre ocurrida en 1908 en Nueva York, cuando 40000 costureras industriales se declararon en huelga, demandando condiciones laborales más humanas, murieron quemadas 129 trabajadoras al ser encerradas para evitar que salgan a manifestarse; – La Marcha masiva de la mujeres rusas en 1917, quienes precipitaron la Revolución, protestando contra la guerra por pan y paz; – El protagonismo de las Guarichas, mujeres ecuatorianas, revolucionarias y combatientes que lucharon disfrazadas de hombres en las batallas de independencia contra el Imperio español; – La defensa que ejercen desde el 2008 las mujeres de las diversas comunidades del Ecuador en resistencia a las transnacionales mineras y a favor del agua, la naturaleza y la vida; – Y todas las interminables luchas de las mujeres por conquistar igualdad de condiciones y oportunidades en la vida económica, social, cultural y política de la sociedad.

En honor a estos acontecimientos NO podemos romantizar el Día Internacional de la Mujer, NO podemos convertirlo en una día de consumismo y comercio , eso sería minimizar el camino recorrido por las mujeres que nos antecedieron y que a fuerza de organización, conocimiento, decisión, y lucha consiguieron avances significativos en nuestro derechos. El 8 de marzo NO reivindica a la mujer en abstracto, NO es un día para proclamar la belleza femenina; una excusa para piropear; un día para poner a la mujer sobre un pedestal inalcanzable que se desploma al día siguiente. ¡No! Esta fecha es una conmemoración de clase, que recuerda y rinde homenaje a las mujeres proletarias, valientes y revolucionarias que en todos los rincones del mundo se alzan para poner fin a este sistema de opresión y miseria.

No buscamos revictimizarnos, llorar y sufrir por la situación injusta en que están sumidas miles de mujeres, buscamos caminos de cambio, buscamos escribir sueños de igualdad , justicia y verdad, queremos continuar con la labor emprendida por: Olimpia de Gouges, Clara Zetkin, Rosita Paredes, Dolores Cacuango, Transito Amaguaña, y muchas más. Necesitamos que más personas, varones y mujeres se comprometan con esta lucha, porque ¡SI¡ en esta sociedad capitalista LAS MUJERES SOMOS DOBLEMENTE EXPLOTADAS también SOMOS DOBLEMENTE REVOLUCIONARIAS.

Este 8 de marzo las mujeres exigimos que nuestros derechos dejen de ser letra muerta en la Constitución y se hagan realidad tangible. Levantamos nuestra voz de protesta frente a tanto impuesto, tanta multa, a la pretensión de alzar el precio de las tarifas de transporte y quitar el subsidio al gas. Condenamos la manipulación y tracción política de las mujeres que se encuentran en cargos de poder y decisión que han permitido y han aprobado leyes antipopulares que favorecen la flexibilización e inestabilidad laboral, los despidos intempestivos, la eliminación del derecho a la organización y la huelga, la criminalización de la lucha social. Rechazamos la pasividad de la iglesia reaccionaria y la política gobiernista que defienden los derechos de las mujeres solo desde el discurso, ya que con la aprobación del Código Orgánico Integral Penal se eliminaron mecanismos de prevención de la violencia contra las mujeres (como la Ley 103); se criminaliza el aborto y se retrocede en los derechos sexuales y reproductivos por medio del “Plan familia Ecuador” antes ENIPLA y muchas más concepciones y prácticas ultraconservadoras y represivas contra las mujeres. Demandamos la jubilación de las mujeres a los 25 años de trabajo, el cumplimiento del derecho a la seguridad social de las mujeres amas de casa.

Ratificamos que la emancipación de la mujer no consiste en luchar contra el hombre por uno u otro puesto laboral o de poder, sino que la lucha es conjunta, unid@s, organizad@s contra el capital y el patriarcado. Llamamos a las mujeres y hombres de nuestro pueblo a articular fuerzas y esperanzas en un sólo puño para acabar con este sistema opresor y construir un nuevo orden social con justicia y libertad.

 POR LA EMANCIPACIÓN REAL DE LA MUJER TRABAJADORA,

UN 8 DE MARZO COMBATIVO.

Fuente: ecuadorlibrered.tk

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: