Jiménez y Villavicencio continúan indomables, la clandestinidad no los doblegó

26 marzo, 2015

Pasadas las 10:00 de este 24 de marzo llegaron Cléver Jiménez y Fernando Villavicencio hasta el local de Pachakutik, donde los esperaban amigos, familiares, medios de comunicación y toda la dirigencia del movimiento indígena, luego de que se conociera la orden de prescripción de la pena emitida por el juez Luis Enriquez, el lunes anterior.

Hace un año, el ex asamblelísta Cléver Jiménez, su asesor Fernando Villavicencio y el médico Carlos Figueroa fueron condenados por la jueza Lucy Blasio a un año de reclusión por el delito de injurias calumniosas en contra del Presidente de la Repùblica; por lo cual los implicados decidieron mantenerse en la clandestinidad durante este tiempo. Figueroa fue apresado y cumplió 6 meses de cárcel.

El encuentro de Villavicencio con sus hijas, luego de un año de no verse, fue uno de los episodios más emotivos: él salió de un vehículo y ellas se lanzaron inmediatamente a sus brazos, en medio del llanto. El activista político no podía frenar las lágrimas.

En cambio Cléver Jiménez llegó caminando, por la calle Lugo (en el sector de La Vicentina), acompañado de dos coidearios; y fue recibido en la sede indígena por varios de sus compañeros y amigos. Carlos Figueroa recibió a sus dos camaradas de lucha y de clandestinidad.

En la rueda de prensa, Villavicencio dijo que “la decisión de desconocer a la justicia, controlada desde el Ejecutivo y manejada desde el odio y la venganza para perseguir a los disidentes, fue de los tres; por lo que no íbamos a permitir que nos pongan un dedo encima y optamos por la clandestinidad, como un acto de valentía y justicia ante una decisión autoritaria de desconocer las medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)”, aseguró.

“Continuaremos con acciones en la CIDH hasta llegar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos para que se sancione y se castigue a los responsables de esta persecución y el allanamiento del 23 de diciembre del 2013; además que no se ha podido probar las acusaciones de que el Cléver Jiménez y Fernando Villavicencio hayan hackeado las cuentas electrónicas de la Presidencia. Esta persecución no era por el 30S no más, es una persecución a quienes destaparon la corrupción, y no nos vamos a callar, vamos a seguir investigando y denunciando”, añadió Villavicencio.

Por su parte, Cléver Jiménez agradeció a todas las comunidades pobres y olvidadas que mostraron su solidaridad y les brindaron la solidaridad en este tiempo. Añadió que aún se siente perseguido por los organismos de seguridad del Estado y la Policía Nacional; y rechazó que no solo ellos hayan sido las víctimas sino también sus familias, que también han sido perseguidas, y que por suerte la solidaridad de la comunidad y familiares las han sostenido.

“Este es un triunfo del pueblo ecuatoriano, he visto que nuestro sacrificio no ha sido en vano, este sacrificio ha servido de mucho. El pueblo ecuatoriano, las organizaciones sociales, las organizaciones indígenas le han perdido el miedo a este gobierno prepotente, autoritario”, dijo Jiménez.

Los agradecimientos por parte de los dos activistas fueron para el pueblo de Sarayaku, donde, dijo Jiménez, pudo completar su maestría de la vida, afirmar y fortalecer su convicción para no doblegarse, para continuar denunciando la corrupción”.

Señaló el ex asambleísta que las reformas planteadas por el gobierno tienen el objetivo de perennizar en el poder a una sola persona y dejar en la impunidad toda la corrupción existente.

Jiménez también mencionó que el Presidente aún protege a su pariente, Pedro Delgado, que es uno de los responsables del feriado bancario, según el informe que le fuera entregado en el 2007, pero nada se ha hecho.

Jiménez y Villavicencio se declararon insolventes porque no tienen los 140 mil dólares que se les impuso como parte de la pena, para compensarle al mandatario por daños y perjuicios.
Los dos dieron gracias al movimiento indígena, a los asambleístas y militantes de Pachakutik y Unidad Popular, los medios de comunicación independientes, por la labor realizada respecto de este caso.

En lo jurídico, el abogado Julio Cesar Sarango manifestó que la parte contraria no puede solicitar ninguna medida o ampliación a la decisión, pues perdieron su oportunidad y ahora todo es “cosa juzgada”.

Fuente: nodo50.org

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: