“Queremos medicinas, no sabatinas”

28 marzo, 2015

Desde la madrugada de hoy llegaron las primeras informaciones que daban cuenta de personas que fueron obligadas a bajarse de los vehículos de transporte público en los que viajaban a Quito, para participar en la marcha convocada por la Federación Única Nacional de Afiliados al Seguro Social Campesino (Feunassc). Eso ocurría tanto en las carreteras que vienen de la costa, como en las de la región andina. Entre Riobamba y Latacunga se establecieron ocho controles policiales; no solo revisaban si los vehículos tenían los papeles en regla, también controlaban minuciosamente las listas de pasajeros. Más de cuarenta buses no pudieron continuar su viaje, señalaron los dirigentes de la protesta.

Pero ese no fue el único obstáculo que los afiliados al Seguro Social Campesino (SSC) debieron sortear para manifestarse en la capital de la República. El día lunes, en una actitud desesperada, los directivos del SSC hicieron circular un instructivo con órdenes expresas a los funcionarios de esa institución para impedir la movilización. “Las estrategias de acción pueden estar sustentadas en las siguientes acciones que deberán implementarse el día de la marcha (más las que Uds. consideren oportunas)” señala el comunicado interno, y se orienta organizar brigadas médicas “bajo la figura de campañas” para el jueves 26 de marzo, que realicen vacunación infantil, atención odontológica, desparasitación; también orientan organizar reuniones con los dirigentes de las comunidades, entre otras acciones para obligar que la gente no salda a Quito.

No obstante esos esfuerzos, la movilización del día de hoy fue masiva. Alrededor de tres mil campesinos y jubilados se concentraron en el parque El Ejido para dirigirse al edificio en el que se reúne el Consejo Superior del IESS, en la calle 9 de Octubre y Jorge Washington.

Durante el recorrido, a través de gritos y carteles se hizo público el conjunto de pedidos de los afiliados. En términos generales, su lucha está orientada a defender al SSC como un seguro especial y al IESS en general, al que –dicen- el gobierno adeuda más de 10 mil millones de dólares. “No queremos sabatinas, queremos medicinas” gritaban con insistencia, es que se quejan que éstas no llegan de manera completa ni oportuna a los dispensarios, que la atención de los médicos no es permanente y, es más, denuncian que el Gobierno tiene la intención de cerrar muchos de ellos, frente a lo que, por el contrario, exigen su repotenciación. También piden el establecimiento de una jubilación de 120 dólares y que el Gobierno cumpla con el pago que le corresponde para ello.

Para exponer estos puntos de vista fueron hasta el Edificio Zarzuela, pero ningún directivo les atendió. Los manifestantes se encontraron con un fuerte cerco policial y una larga valla metálica.

Luego la marcha avanzó hasta el exterior de la Asamblea Nacional, en donde César Buelva, presidente de la Feunassc, reivindicó la protesta como una victoria del movimiento campesino y manifestó que los agrupados en su organización tienen la voluntad y decisión para continuar desarrollando nuevas acciones de protesta.

 Fuente: ecuadorlibrered.tk

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: