Reflexiones acerca de la marcha del 1 de mayo: Protesta y espacio público

2 mayo, 2015

Por Vladimir Andocilla.

Uno de los elementos importantes que pudimos apreciar este 1 de Mayo fue la importancia del espacio público para la protesta social.

En determinados momentos y circunstancia la lucha política abandona los espacios institucionales y se traslada a los espacios públicos. Los sectores populares, tradicionalmente impedidos de expresarse al interior de la institucionalidad, desarrollan su acción política como forma de lucha por y con el espacio, “por la reapropiación de las capacidades, destrezas y capitales sociales para organizarlo”.

Para las organizaciones el espacio existe “en cuanto soporte de la acción popular,nos señala Alvaro Sevilla-Buitriago, la modela y condiciona. No podemos obviar la interacción, la dialéctica entre el espacio que se pretende negar y el espacio que la nueva acción abre en su seno”. Apropiarse de un espacio que históricamente ha sido testigo de grandes concentraciones políticas, de caídas de gobierno, que se encuentre a una cuadra del símbolo gubernamental, tiene una importancia política y simbólica. Los trabajadores, conocen de ello y luchan por apropiarse de un sitio; desde junio del año pasado ellos han venido constantemente haciendo lugar de concentración final la Plaza de San Francisco en Quito. Independientemente del número, cada vez mayor, los participantes en las movilizaciones sienten como una afrenta al poder el llegar a esta plaza, saben que están cerca de Carondelet.

Butler sostiene que “Los cuerpos en la calle reorganizan el espacio de aparición con el fin de refutar y negar las formas de legitimación política existentes —y así como aquéllos llenan o toman el espacio público, así trabaja sobre ellos la historia material de dicho espacio, volviéndose parte de la propia acción, rehaciendo esa historia en el seno de sus artificios más concretos y sedimentados. Se trata de actores sometidos y empoderados que luchan contra la legitimidad de un aparato estatal existente que depende de ese mismo espacio público de aparición para su autoconstitución teatral. Al pelear contra ese poder se crea un nuevo espacio, un nuevo ‘entre’ [between] los cuerpos… y esos cuerpos son absorbidos y animados por los espacios existentes en los propios actos por los que reclaman y redefinen sus significados.”

Las movilizaciones obreras en Quito han tenido dos espacios públicos que guardan relación con la existencia de sus reivindicaciones, el uno es San Francisco y el otro es la matriz del IESS, ubicada en la 10 de agosto y Bogotá, que expresa el símbolo de sus derechos sociales, de la defensa de la seguridad social. Cuestionamiento al poder y defensa de sus derechos expresan la apropiación momentánea de esos espacios públicos.

Fernando Carrión nos recuerda que un elemento fundamental que caracteriza el espacio público es el de la “representación de la colectividad”, pues ahí se visibiliza la sociedad, sus contradicciones e interacciones, se identifican enemigos y se descubren alianzas; es allí donde se construye la expresión e identificación social de los diversos, pues la apropiación simbólica de ciertos espacios públicos permite que sus reivindicaciones trascienda las condiciones locales hacia expresiones nacionales o internacionales, este es el caso del movimiento Zapatista, de las Madres de la Plaza de Mayo en Argentina.

Bibliografía

SEVILLA-BUITRAGO, Alvaro; Espacio público y protesta ciudadana Reflexiones sobre la espacialidad del 15M, en Madrid. Materia de debate, Club de Debates Urbanos, Madrid, 2014.

BUTLER, Judith; “Bodies in Alliance and the Politics of the Street”, transversal 10/11. En línea:
http://www.eipcp.net/transversal/1011/butler/en (acceso: 1-10-2013

CARRIÓN, Fernando; Espacio Público Punto de partida para la Alteridad,

Fuente: ecuadorlibrered.tk

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: