Recuerdos de la Gloriosa

27 mayo, 2015

Por Francisco Garzón Valarezo.

No hubo luna la noche del domingo 28 de mayo de 1944 en Guayaquil. El cielo estaba negro y en la oscuridad flotaba una que otra estrella moribunda. A golpe de diez un peladito de nueve años angustiado de terror se agazapaba debajo de su cama al escuchar el estruendo de la balacera que se disparaba al cuartel de carabineros que estaba cerca de su casa en la calle Cuenca entre Chile y Chimborazo. Su madre, enfermera de un hospital no regresaría hasta el siguiente día. A las siete de la mañana del lunes acabó el tiroteo. Venciendo el miedo, el niño fue a espiar al cuartel y vio cadáveres calcinados, mutilados. Julio Jaramillo Laurido fue ese muchacho que con el tiempo se convertiría en el ídolo del pasillo. Dicen que ese hecho y esas imágenes lo marcaron para siempre. Aquel suceso político del 28 de mayo del 44 se lo conoce como “La Gloriosa” y también debió marcar a la izquierda del Ecuador. Le llaman la revolución del 44 pero no fue nada, solo fue una insurrección popular sin manejo político apropiado.

El afamado escritor Enrique Gil Gilbert hizo las molotov que incendiaron el fortín de los carabineros y participó en la batalla con un arma de las que entregaron los militares rebeldes del batallón Villamil. Un comité de apoyo femenino llamado La Pasionaria también influyó en la victoria. La sublevación se esparció en el Ecuador y el presidente Arroyo del Río renunció, los sindicatos y los universitarios se hicieron cargo del país. Juan X. Marcos y Luis Noboa Naranjo colaboradores del gobierno y destacados elementos de la oligarquía fueron apresados junto a toda la cúpula militar. Juan de Dios Martínez Mera expresidente de la república fue obligado a renunciar a la gerencia del ingenio San Carlos.

La Segunda Guerra mundial estaba en su apogeo y había hecho subir los precios de las de exportaciones a los EE. UU. pero Arroyo del Río los había congelado con el pretexto de apoyar la guerra contra el Fascismo. Juan X. Marcos y Noboa Naranjo se enriquecían con fortunas enormes aprovechando esa situación. La madera de balsa utilizada en la construcción de los aviones de guerra, el caucho, la tagua, la quinina, el arroz, el cacao y el café eran vendidos a la cuarta parte de lo que costaban en el mercado mundial. Ese gobierno también puso a disposición de los EE.UU. las islas Galápagos y la península de Santa Elena para que instalen bases aéreas, les asignó un muelle en la isla Puná, autorizó el uso prioritario de la ruta del ferrocarril Guayaquil-Salinas al ejército extranjero, permitió la creación de un campo de concentración en Cuenca con mallas de metal y alambre de púas donde encerraron a italianos y alemanes con sus esposas e hijos, casi todos de nacimiento ecuatoriano, después permitió la extradición de cientos de esos ciudadanos a Arizona. En resumen, Arroyo del Río fue un entreguista impúdico que estaba tan empeñado en ser reelegido que desistió de defender la soberanía nacional en la guerra del 41.

En 1943 se fue de paseo por los Estados Unidos y seis universidades lo declararon Doctor Honoris Causa.

Las oligarquías se han propuesto esconder, desvirtuar y denigrar el episodio de La Gloriosa, pero este truco no es descuido, obedece a razones poderosas como la de silenciar la historia de un pueblo rebelde, bravío, insurrecto.

La falta de una correcta dirección política impidió el objetivo de alcanzar un gobierno revolucionario en mayo del 44. Vencida y arrinconada la oligarquía se eligió entregar el Poder a un charlatán medio loco y retrógrado llamado Velasco Ibarra.

Las masas aprendieron que derribar un gobierno es una cosa y otra muy distinta es tomar el Poder. Siempre ha cumplido el primer paso pero le ha faltado el segundo. Al cumplirse 71 años de la “revolución de mayo” persiste la lucha de la izquierda revolucionaria que pronto hará cumplir el objetivo tantas veces frustrado de los pueblos del Ecuador de alcanzar el triunfo de la Revolución Popular.

Fuente: ecuadorlibrered.tk

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

Previous post:

Next post: