La Chikungunya, una epidemia por inoperancia

8 junio, 2015

Por Ramiro Vinueza P.

Entrevista a doctor Ricardo Ramírez, presidente del Frente Nacional por la Salud de los Pueblos del Ecuador, FNSPE.

Cuántos casos de Chikungunya se conocen hasta ahora?

Según las cifras oficiales entregadas por la ministra Carina Vance en la rueda de prensa del 21 de mayo en Guayaquil, son 11. 897 casos de chikungunya (chyk) a nivel nacional, de los cuales 1.799 se dan en Guayaquil y 3.851 en Manabí; con 2 fallecidos en Esmeraldas.

En cuanto a casos de Dengue la Ministra informó que a esa fecha había 17.824 casos, de los cuales hay 2 fallecidos: uno en Loreto y otro en Baba, un tercer fallecido está por confirmarse.

Vale destacar que la Ministra Vance también declaró que en el Hospital de Infectología de Guayaquil los médicos no registraron muchos casos (subregistro) a pesar de que clínicamente correspondían a Dengue o CHYK, pero los omitieron porque faltaban los exámenes de laboratorio.

Pero los casos no registrados son altos, porque está demostrado estadísticamente que por cada caso registrado en los hospitales públicos hay un promedio de 15 casos, entre Dengue y CHYK, que no acuden a esos servicios porque son personas que se automedican o son atendidos privadamente.

Según esto hay cerca de 30 mil casos de estas dos enfermedades, que al multiplicarse por 15 subregistrados estamos hablando de 450 mil compatriotas afectados. Esa es la real magnitud del problema.

¿Qué provoca que haya tantos casos de esta enfermedad?

Hay factores biológicos, sociales, económicos y ambientales.

El factor ambiental tiene que ver con las áreas selváticas y urbanas tropicales de las diversas provincias del país, y con la estación lluviosa prolongada, ambos favorecen a la reproducción masiva del mosquito Aedes Aegypti, vector o vehículo de trasmisión de los virus del Dengue y la CHYK.

Además, gran parte de la población rural y de los barrios urbanomarginales vive en condiciones de pobreza o pobreza extrema lo cual afecta a su capacidad individual de resistencia a los efectos de estas enfermedades, pero también hay un alto índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) como recolección de desechos sólidos, drenaje de aguas lluvias y servidas, provisión de agua potable por tubería intradomiciliaria y pavimentación, cuya deficiencia genera varias condiciones que favorecen a la propagación de estas enfermedades.

El Dengue y la CHYK son enfermedades de la pobreza, por eso el 90% o más, de los casos, provienen de sectores poblacionales económicamente deprimidos.

De allí que resulta paradójico el discurso del 24 de mayo del Presidente de la República al decir que “el ECUADOR YA CAMBIÓ”, que hay “un MILAGRO ECUATORIANO”, que “hay logros en SALUD que NUNCA ANTES SE VIERON EN TODA LA HISTORIA…”. No sé de qué país hablaba, porque el nuestro enfrenta una epidemia descontrolada de dengue y chikungunya.

Lo más grave es que el presidente Correa no dijo una palabra sobre esta tragedia para los sectores pobres del país. Simplemente la ignoró de manera cruel e irresponsable.

¿Hay peligro de muerte?

Estas enfermedades no son mortales per se, pero la CHIK, por ejemplo, puede provocar secuelas dolorosas, y aun incapacitantes por varios años; el Dengue grave o hemorrágico en personas anémicas o desnutridas por ejemplo, puede causar la muerte; y cuando los pacientes afectados tienen condiciones físicas o biológicas deprimidas (inmunodeprimidos o con defensas bajas) o afectadas por enfermedades preexistentes (hipertensión arterial, diabetes, insuficiencia hepática o renal, cáncer, SIDA, entre otras), entonces el Dengue y la CHYK pueden ser factores desencadenantes de la muerte. Por eso es que ya hay 4 fallecidos registrados y 2 por confirmarse a nivel nacional.

¿Estamos frente a una epidemia?

Las autoridades gubernamentales de salud se niegan a reconocer que estamos ante una EPIDEMIA DESCONTROLADA; solamente en el caso de la CHYK, si antes teníamos 0 casos y ahora una cifra NO HABITUAL de más de 11MIL, indiscutiblemente estamos ante una EPIDEMIA; salvo que los técnicos del Ministerio de Salud ignoren el léxico internacional científico- epidemiológico.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) determina que SI HAY MÁS DE 1 CASO POR CADA MIL HABITANTES, DE ESTAS ENFERMEDADES TRASMITIDAS POR VECTORES, EXISTE UN PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA. Solo en Esmeraldas hay 437 casos por cada 1000 habitantes, aproximadamente.

En Guayaquil hay 0,25 casos por cada mil habitantes, pero son más de 500 mil habitantes con NBI, que constituyen la población en riesgo. Se suma la población de las ciudades y sectores campesinos del resto de Guayas y de las otras 18 provincias donde las enfermedades ya están presentes. Entonces SON MILLONES DE ECUATORIANOS EXPUESTOS AL RIESGO.

Hace casi un año se lanzó una alerta para América Latina ¿cómo mira las acciones tomadas en el país?

El gobierno ha actuado de manera ineficiente, irresponsable y menospreciando a la población pobre del país.

Primero, presionaron, en el mes de octubre 2014, para que renuncie el Director Nacional del Servicio Nacional de Erradicación de la Malaria, SNEM, organismo técnico para combatir las enfermedades trasmitidas por vectores artrópodos como los mosquitos, pese a que es un Especialista Epidemiólogo de postgrado con más de 30 años de carrera en el Ministerio de Salud, además de profesor universitario, Jefe de la Cátedra de Epidemiología de la Universidad de Guayaquil y con varias Maestrías en Salud Pública, pero como no es afiliado al partido de gobierno, fue reemplazado por UN ABOGADO quien es el actual director nacional del SNEM.

De allí que hemos visto barbaridades antitécnicas cometidas en el combate a estas enfermedades, como las fumigaciones a media mañana o media tarde, fuera del horario científicamente establecido: 5 a 7: 30 am y 5 a 8pm. Asimismo, la utilización de bombas de fumigación agrícola que no son las indicadas para la fumigación extradomiciliaria denominada de UBV (Ultra Bajo Volumen). La sustitución masiva del ABATE, larvicida que se utilizaba antes (destruye las larvas del mosquito en los criaderos que se forman en cualquier recipiente que contenga agua), por un producto denominado comercialmente BACTIVEC, cuya supuesta efectividad para eliminar las larvas del Aedes Aegypti es un fracaso, tanto que hay sectores urbanomarginales de Guayaquil como la Isla Trinitaria donde los moradores dicen que al amanecer o caer la tarde no pueden casi hablar ni comer porque los mosquitos se les introducen en la boca.

Creo que, POR VERGÜENZA PROFESIONAL, TANTO LA MINISTRA DE SALUD COMO EL DIRECTOR NACIONAL DEL SNEM DEBEN RENUNCIAR DE INMEDIATO, O SI NO QUE EL PRESIDENTE CORREA EN UN ACTO DE JUSTICIA LOS DESTITUYA y nombre a Médicos Epidemiólogos o Especialistas en Salud Pública que sí existen en nuestras Universidades (aunque no sean afiliados al partido de gobierno).

¿Qué medidas plantea el Frente de la Salud de los Pueblos?

Se requieren medidas de corto, mediano y largo plazo porque estas enfermedades no se van a erradicar en pocas semanas o meses, durarán varios años. Por lo tanto no basta una CAMPAÑA o incluir a 1 956 efectivos militares para 6 provincias como pomposamente anunció la Ministra de Salud, porque son 326 por provincia, y por ejemplo en Guayas 12 para cada cantón… ¿qué tan grande será la ayuda que puedan brindar?

Proponemos un PLAN NACIONAL DE EMERGENCIA Y PROGRAMAS A CORTO, MEDIANO Y LARGO PLAZO:

El Plan Nacional de Emergencia debe ser promovido por el presidente de la república, que al parecer no se ha enterado de la gravedad de esta situación o no le importan los más de 30 mil casos, ni los millones de ecuatorianos en riesgo, porque hace rato debió dejar las ceremonias fastuosas, los viajes, banquetes, gabinetes improductivos y sabatinas estériles, y convocar a los ministerios de Salud, Educación e Inclusión social, representantes de AME y los Gads, así como los representantes de las áreas sociales y de salud de las universidades y los colegios de profesionales de la salud, para que en conjunto elaboren dicho PLAN. El Presidente tiene ínfulas de sabelotodo, pero despojándose de su arrogancia tiene que acudir a la academia (Universidades) para encontrar la solución.

Ese PLAN DE EMERGENCIA debe determinar los requerimientos de recursos humanos, de equipamiento e insumos suficientes y necesarios para cubrir todo el territorio nacional en riesgo, y proponer las obras públicas necesarias para eliminar las NBI cuya persistencia permite la proliferación de estas enfermedades.

Los programas de corto y mediano plazo deben incluir a los estudiantes de las Universidades, en un Proyecto de Intervención, inmediato, organizado y sistemático que abarque secuencialmente Subcircuitos, Circuitos, Distritos y Zonas donde están las poblaciones en riesgo. Para esto ya existe un detallado Proyecto Piloto de Investigación de Campo y Vinculación con la Comunidad, elaborado por la Cátedra de Epidemiología de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Guayaquil.

Fuente:   nodo50.org

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: