FUERA CORREA FUERA, fue el grito en Quito, Guayaquil, Cuenca y Galápagos

10 junio, 2015

Por Marcelo Larrea.

Recordó la consigna FUERA TODOS, que agrupo a la mayoría absoluta de la población en las insurrecciones populares que depusieron a Mahuad en enero del 2000 y a Lucio en abril del 2005. Su onda expansiva tiende a ampliarse cada día a más ciudades del país.

Numerosas son las causas de la indignación ciudadana:

1. El repudio a la eliminación del 40% de los aportes del Estado al fondo de pensiones del que viven más de 400.000 jubilados, que destruye el sistema previsional basado en las reservas actuariales.

2. La negativa de Correa de pagar la deuda al IESS por la atención médica a jubilados y a víctimas de enfermedades catastróficas, que devela su verdadero rostro inhumano.

3. Sus declaraciones de que la seguridad social es del Estado, es decir propiedad del gobierno y no de los afiliados, pretendiendo suprimir las cualidades socialistas de la seguridad social ecuatoriana y transformarlo en un sistema estatal de beneficiencia pública, lesivo a la dignidad de las personas y la sociedad.

4. La mal llamada “Ley de redistribución de la riqueza” que afecta a favor del Estado el patrimonio familiar fundamentalmente de las clases medias y de dos millones y medio de unidades productivas urbanas y rurales, de campesinos,trabajadores, profesionales, artesanos, emprendedores, transportistas, microempresarios, etc. etc. etc.

5. Las “enmiendas constitucionales” que pretenden instituir una monarquía del siglo XXI a través de la reelección indefinida; mutilar las funciones de las Fuerzas Armadas y transformarlas en un apéndice de la policía para la represión interna, diseñando un Estado policíaco militar; instituir un régimen fascista de vigilancia, y castigo del pensamiento y la información pública a través de la declaración de la comunicación como un servicio público, a ser regulado por el Estado como el alcantarillado; el recorte de las competencias de la Contraloría General del Estado para suprimir la auditoría pública, ciudadana e independiente de la administración de los recursos públicos, lo que favorecerá a la corrupción; la supresión del amparo de los trabajadores del sector público por el Código del Trabajo; la transferencia de las competencias de los gobiernos locales, prefecturas y municipios al gobierno central, restituyendo la concentración del poder y la inequidad territorial; la destrucción del derecho del pueblo soberano a acudir a la consulta popular.

6. El repudio al carácter fascista de la Ley Orgánica de Comunicación y del Código Orgánico Integral Penal, que protegen al “Estado” en contra de los derechos humanos de las personas.

7. Si, Galápagos es muy importante. La nueva ley pretende asfixiar las condiciones de vida de los ecuatorianos en Galápagos para obligarlos a salir de las islas y abandonar el archipiélago. Esta articulada con la firma de la CONVEMAR por la cual Rafael Correa renunció a nuestra plena soberanía territorial sobre 200 millas de mar, a más de 1 millón de Km 2, a cuatro veces el territorio continental, y puso en riesgo la soberanía ecuatoriana en las Galápagos.

Por estas y otras causas la ciudadanía se expresa en consignas como:

“Dictadura NO, Democracia SÍ; Fascismo NO,
Democracia SÍ, Reelección indefinida NO, Democracia SÍ”

Apoya la demanda de la Consulta Popular sobre las “enmiendas constitucionales” y la REVOCATORIA DEL MANDATO de Rafael Correa.

Fuente: facebook.com

Compártenos y Síguenos en:
  • Bitacoras.com

{ 1 trackback }

Previous post:

Next post: