William Sánchez Aveiga

Cuando el egoísmo y la soberbia han contaminado el alma de los hombres, actúan de manera necia y torpe, eclipsando toda posibilidad de triunfar en un conflicto común con el aporte de quienes se supone serían sus naturales aliados. Hace varios años un amigo -ya fallecido- me comentó que viajó a Japón junto a otros [...]

{ 0 comments }

Asesinos de la democracia

ASESINOS DE LA DEMOCRACIA

13 enero, 2014

Ají Picante para el Alma No. 156 Las personas somos físicamente diferentes unas de otras y, salvo en el caso de los gemelos, es fácil reconocernos y diferenciarnos. Pero, hay un aspecto en los humanos que no es visible y por lo tanto difícil de conocer con exactitud; aunque tengamos algún tiempo de relacionarnos, nunca [...]

{ 0 comments }

Ají Picante para el Alma No. 154 “Cierto día en tiempos que los hombres y los animales podían comunicarse verbalmente, en un boscoso y lejano país había un feroz tigre que recomendó a un ingenuo labrador que se adentrase con él en el bosque para buscar leña, pues él lo protegería ante posibles peligros…”. Desde [...]

{ 0 comments }

Por William Sánchez Aveiga. Ají Picante para el Alma No. 153 El nombramiento del Superintendente de Comunicación, recaído en quien todos sabíamos que sería el “ungido”, pese al publicitado “concurso de merecimientos” al estilo que nos tiene acostumbrados el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, pone en primera plana nuevamente el debate sobre los [...]

{ 0 comments }

Siempre ha sido más fácil destruir que construir, pues lo que toma años y esfuerzo en formarse y desarrollarse, en sólo unos segundos puede ser destruido; así sucede en todo, ya sea que se trate de un edificio o de la reputación de una persona. Para lograr una destrucción efectiva, habrá de atacarse los cimientos [...]

{ 0 comments }